titulo.jpg (8877 bytes)

foto-frente.jpg (14324 bytes)

CONTENIDO

/ NUTRICIÓN MINERAL / CRITERIOS DE ESENCIALIDAD /
 
MACRONUTRIENTES
/ NITRÓGENO / CALCIO / POTASIO / AZUFRE / FÓSFORO / MAGNESIO /
 
/ MICRONUTRIENTES (OLIGOELEMENTOS)/
 
OLIGOELEMENTOS ANIÓNICOS(B,Cl,Mo)
/ BORO / CLORO/ MOLIBDENO /
 
OLIGOELEMENTOS CATIÓNICOS (Zn,Fe,Cu,Mn,Ni)
/ CINC / HIERRO / COBRE / MANGANESO / NÍQUEL /
 
/TOXICIDAD POR METALES / TOXICIDAD POR ALUMINIO / TOXICIDAD POR HIERRO /
/TOXICIDAD POR MANGANESO / TOXICIDAD POR MERCURIO / TOXICIDAD POR OTROS METALES/

BIBLIOGRAFÍA

   PÁGINA PRINCIPAL

 



NUTRICIÓN MINERAL

El estudio de la nutrición mineral de las plantas amerita  conocer su composición química, cuyo objetivo   se puede alcanzar  utilizando los dos métodos siguientes:

El análisis elemental, que determina la naturaleza y las proporciones en que se encuentran los elementos minerales en los tejidos vegetales.

El análisis inmediato, que trata de reconocer la naturaleza de los compuestos orgánicos que existen en las diversas partes de la planta.

Así mismo, es recomendable saber las proporciones de humedad y de materia seca en los órganos sometidos al análisis. La determinación del peso seco es indispensable, ya que el contenido de agua de los órganos vegetales está  entre  6 y  90%; aunque para un órgano determinado  puede variar también dependiendo de su estado de desarrollo.foto-frente.jpg (14324 bytes)

Como promedio el protoplasma contiene 85 a 90% de agua, e inclusive los organelos celulares con un alto contenido en lípidos, como cloroplastos y mitocondrias tienen 50% de agua, El contenido de agua de las raíces expresado en peso fresco varia de 71 a 93%, el de los tallos de 48-94%, las hojas de 77 a 98%, los frutos tienen un alto contenido entre  84-94% . Las semillas de 5 a 11%, aunque las de maíz fresco comestible pueden tener un contenido de agua elevado del 85%. La madera fresca recién cortada contiene cerca de 50% de agua.

Al determinar  las tasas de humedad se puede obtener por diferencia el peso de materia seca. Cuando se halla el peso seco colocando el tejido vegetal entre 100-105º C, se eliminan con el agua, esencias orgánicas volátiles, produciéndose un error casi despreciable, sin embargo es recomendable secar en la estufa a 75º C.

En las plantas el agua cumple   múltiples funciones. Las células deben tener contacto directo o indirecto con el agua, ya que casi todas las reacciones químicas celulares tienen lugar en un medio acuoso. Para que un tejido funcione normalmente requiere estar saturado con agua, manteniendo las células turgentes. Todas   las sustancias que penetran en las células vegetales deben estar disueltas, ya que en las soluciones se efectúa el intercambio de sustancias nutritivas entre células, órganos y tejidos. El agua como componente del citoplasma vivo, participa en el metabolismo y en todos los procesos bioquímicos. Una disminución del contenido hídrico va acompañado por una pérdida de  turgencia, marchitamiento y una  disminución  del alargamiento celular, se cierran los estomas, se reduce la fotosíntesis, la respiración y se interfieren varios procesos metabólicos básicos. La deshidratación continuada ocasiona la desorganización del protoplasma y la muerte de muchos organismos.

El residuo que queda después que se seca un tejido vegetal, está constituido por compuestos orgánicos,  elementos minerales y sus óxidos. Casi toda la materia orgánica   se sintetiza a partir de CO2 y H2O mediante el proceso fotosintético. Los minerales y el agua son absorbidos primeramente del suelo a través del sistema radical; aunque bajo condiciones de sequía el agua de la niebla y el rocío pueden entrar a la planta a través de las hojas. La absorción foliar  de los elementos minerales ha sido utilizada ventajosamente  para suministrar a las plantas fertilizantes y algunos micronutrientes, asperjando las hojas con soluciones acuosas o suspensiones de  nutrientes minerales. 

Las plantas toman del aire que las rodea, el dióxido de carbono y el oxígeno. El movimiento continuo de la atmósfera asegura una composición bastante constante:  nitrógeno 78% (v/v), oxígeno 21% (v/v), y anhídrido carbónico 0,03% (v/v), junto con vapor de agua y gases nobles. Además en el aire  se encuentran impurezas gaseosas, líquidas y sólidas; constituidas principalmente por SO2, compuestos nitrogenados inestables, halógenos, polvo y hollín. El contenido de anhídrido carbónico (CO2), del aire está  experimentando un aumento debido a actividades humanas que implican la utilización de combustibles fósiles, la quema de vegetación, así mismo la fabricación de cemento a partir de piedra caliza. El dióxido de carbono juega un papel importante en el aire, regulando la temperatura del planeta. La temperatura de la tierra aumenta al aumentar la concentración de CO2, ya que este gas absorbe la radiación solar  infra roja,  impidiendo que una parte del calor que llega a la tierra se escape hacia el espacio exterior, produciendo un efecto de invernadero.

Cada año las actividades industriales envían a la atmósfera 20000 x 106 Ton de CO2. Es probable que a mediados del siglo XXI la cantidad de CO2 se duplique y el calentamiento global subsiguiente sea de 2 a 4º C.  Esta eventualidad que podría llegar a ser catastrófica, es la que hay que temer si no se toman a tiempo las medidas económicas e industriales oportunas. El contenido de CO2 ha pasado de 275 ppm (en volumen) en el año  de 1800 a 345 ppm (en volumen) en 1985, es decir 0,345 litros de CO2 por mil litros de aire. Los procesos degradativos de los suelos (erosión, salinización, disminución de la fertilidad de los suelos) disminuyen la cubierta vegetal, la productividad primaria , reducen la cantidad de biomasa que se incorpora al suelo y agotan el carbón del suelo; por lo que actualmente  se propone como medidas para disminuir el efecto invernadero,    el secuestro de carbón mediante la  recuperación de   suelos degradados, y el   desarrollo de políticas para el control de  erosión,  a  través de un buen   manejo agrícola  y prácticas  de reforestación.

A comienzos del siglo XIX se puso en evidencia que las plantas contienen elementos minerales. Utilizando las técnicas de la química analítica y micrométodos de análisis modernos se han identificado en los vegetales los elementos que se listan a continuación: 

Tabla 1. Concentración usual de los elementos en las plantas superiores

tabla01.jpg (21203 bytes)

tabla02.jpg (22556 bytes)

Después de  eliminar el agua de los tejidos los macroelementos constituyen aproximadamente el 99,5% de la materia seca, mientras que los microelementos forman cerca del 0,03%. El contenido mineral de los tejidos vegetales es variable, dependiendo del tipo de planta, las condiciones climáticas prevalecientes durante el período  de crecimiento, la composición química del medio y la edad del tejido entre otros. Por ejemplo, una hoja madura es probable que tenga un contenido mineral mayor que una hoja muy joven. Así mismo, una hoja madura puede tener un contenido mineral mayor que una hoja vieja, la que sufre una pérdida apreciable de minerales solubles en agua,  al ser lavada por el agua de lluvia o mediante mecanismos de translocación hacia hojas jóvenes.

Las investigaciones sobre nutrición mineral han hecho muchos progresos al fabricarse compuestos químicos con un alto grado de pureza, al mismo tiempo de poner en práctica métodos de cultivos hidropónicos, con soluciones de composición química definida, que aseguren el crecimiento normal de las plantas y que permiten un control preciso del suministro de iones nutritivos a las raíces. Probablemente Woodward en 1699, realizó los primeros experimentos en cultivo de plantas en medio líquido, sin usar ningún sustrato sólido. En 1804, de Saussure realizó uno de los primeros intentos de analizar los factores implicados en el cultivo de plantas en medios nutritivos, estableciendo la necesidad de suministrar nitrato a la solución de cultivo.

En el siglo XIX  se realizó una actividad intensa en el campo del crecimiento de plantas en soluciones nutritivas. Investigadores como Sachs, Boussingault y Knop, realizaron experimentos que ayudaron a determinar que ciertos elementos eran importantes para el crecimiento de las plantas. Knop en 1865, publicó los resultados del efecto de la composición nutritiva  sobre el crecimiento e inventó la   fórmula de una solución nutritiva simple, basada en relaciones moleculares, que ha sido el punto de partida para modificaciones posteriores por otros autores. Se puso énfasis en mejorar la presión osmótica de la solución, el balance de los elementos, pero manteniendo una composición simple.

Tabla 2. Solución nutritiva de Knop

tabla02-2.jpg (12475 bytes)

Las primeras formulaciones propuestas, se prepararon con sales impuras, contaminadas con trazas de otras sales. Desde que se había demostrado que un elemento como el hierro, se requería en pequeñas cantidades, fue lógico pensar que otros elementos debían ser esenciales en cantidades muy pequeñas. Se encontró que mientras se suministraban sales más puras, el crecimiento de las plantas era más pobre, esto explica el suceso obtenido al comienzo con la solución de Knop. Arnon y Hoagland(1940), propusieron una  solución nutritiva que ha sido ampliamente aceptada, ya que   basaron su composición elemental en las proporciones absorbidas por plantas de tomate, incluyendo también micronutrientes.

Tabla 3. Fórmula de la solución nutritiva de Hoagland

tabla03-1.jpg (23109 bytes)

(1)Se usa 1ml de micronutrientes   por litro de solución  nutritiva. El hierro se le suministra en forma de una solución al 0,5% de quelato de hierro, en una proporción de 2 ml por litro.

Una solución nutritiva sencilla se puede preparar diluyendo 1 gramo del fertilizante comercial 12-12-17/2, más 0,25 gramos de yeso (Ca SO4. 2H2O)),  más 0,50 centímetros cúbicos de un fertilizante foliar (Bayfolan,  Greenzit, Crescal etc.), por cada litro de solución nutritiva que se desea preparar (Cabrera y Verde, 1989)

Después de 194 años de investigaciones en el campo de las soluciones nutritivas todavía no se tienen los medios nutritivos apropiados para el crecimiento de  muchas algas, hongos y otras plantas inferiores. A pesar de los grandes hallazgos en el área de la nutrición mineral, la pregunta acerca de cuáles elementos son esenciales para el crecimiento de las plantas no ha sido del todo resuelta y  espera un mejoramiento en las técnicas experimentales. Paralelamente al desarrollo de los cultivos hidropónicios, se han realizado cada vez mejores análisis de plantas y se ha podido demostrar que las plantas contienen en cantidades variables todos los elementos conocidos presentes en la corteza terrestre.

Ir al principio


CRITERIOS DE ESENCIALIDAD

La presencia de elementos nutritivos en las cenizas  de una planta, no es indicador de las necesidades cualitativas y cuantitativas de los distintos elementos químicos para una planta fotoautótrofa, como ha sido demostrado por Arnon y Stout (1939)  utilizando cultivos hidropónicos, al establecer tres criterios que debe cumplir un elemento para que pueda ser considerado como esencial. Inclusive si un elemento ayuda a mejorar el crecimiento o un proceso fundamental, no se considerará como esencial si no cumple con las tres reglas siguientes:

  •  Regla 1. Un elemento es esencial si la deficiencia del elemento impide que la planta complete su ciclo vital. Todos los 17 elementos que aparecen en la tabla Nº 1, cumplen con este criterio y deben ser suministrados a una planta para que germine, crezca, floree y produzca semillas.

  • Regla 2. Para que un elemento sea esencial, este  no se puede  reemplazar por otro elemento con propiedades similares. Ej. El sodio que tiene propiedades similares que el potasio, no puede reemplazar al potasio completamente; ya que trazas de potasio son esenciales en la solución. 

  • Regla 3. El último criterio que debe cumplirse es que el elemento debe participar directamente en el metabolismo de la planta y su beneficio no debe estar relacionado solamente al hecho de mejorar las características del suelo, mejorando el crecimiento de la microflora o algún efecto   parecido.

Las tres reglas anteriores pueden resumirse  diciendo que: Un elemento es esencial si la planta lo requiere para su desarrollo normal y poder completar así  su ciclo vital.

Como se mencionó anteriormente, la presencia de un elemento en altas concentraciones en una planta, no es un indicador seguro  de su esencialidad; ya que existen plantas como Astragalus, Stanleya y Lecythis que son indicadoras de selenio. Estas plantas crecen en suelos con altas concentraciones de Se y por lo tanto son acumuladoras de éste elemento. Existen muchas plantas que acumulan sodio (halófitas), como algunas especies de mangles, sin embargo algunas plantas desérticas requieren sodio, tales como Atriplex vesicaria, de las regiones secas de Australia, y Halogeton glomeratus una maleza introducida en áreas salinas del oeste de Estados Unidos. El sodio es esencial para el Amaranthus tricolor (especie C-4), a bajas concentraciones de CO2.

Las diatomeas necesitan sílice, no solo en su pared celular, sino también como oligoelemento   metabólico, especialmente   en la división celular.

Ha sido propuesto que los silicatos presentes en hojas e inflorescencias de gramíneas, impiden la herbivoría causada por animales e insectos; lo que representa un requerimiento ecológico, más que una necesidad bioquímica o fisiológica.

El cobalto es esencial para muchas bacterias, incluyendo las algas verde-azules. Es requerido para la fijación de nitrógeno por las bacterias presentes en los nódulos de las raíces de las leguminosas; así como  por las bacterias   de vida libre que fijan nitrógeno. El cobalto es un componente de la vitamina B12, por lo que los organismos que lo requieren, incluyendo animales, sintetizan esa vitamina; mientras que en las plantas superiores y algas carentes de vitaminas B12, el cobalto no es esencial.

En  la lista de los 17 elementos esenciales para las plantas superiores (tabla 1), se ha incluido el níquel  (Ni); debido a que Brown (1967), ha demostrado su esencialidad para el crecimiento de la cebada. El níquel ejerce efectos beneficiosos en el crecimiento del tomate, avena, trigo; así como en algunas algas. La esencialidad del níquel (Ni2+) está asociada a la enzima ureasa, que cataliza la hidrólisis de la urea, produciendo CO2 y NH4+.

Ir al principio


MACRONUTRIENTES

De la tabla 1 podemos apreciar que existen nueve elementos a saber: C, O, H, N, Ca, K, S, P y Mg, que son requeridos por las plantas en grandes concentraciones, denominados macroelementos. Se ha estimado que las concentraciones apropiadas de los macroelementos minerales para el crecimiento óptimo varía de aproximadamente 1 mg/g para el azufre 30-mol.jpg (5869 bytes) por gramo de peso seco de tejido) a 15 mg/g para el nitrógeno 100-mol.jpg (6085 bytes) por gramo de peso seco de tejido). Los estimados de los requerimientos de carbono, oxígeno e hidrógeno varían de 450 mg/g 37500-mol.jpg (6632 bytes) por gramo de peso seco) a 60 mg/g 60-mol.jpg (6688 bytes) por gramo de peso seco).

En este texto no hacemos referencia detallada de los elementos carbono, hidrógeno y oxígeno, ya que estos forman parte de los compuestos orgánicos como son los carbohidratos, lípidos, proteínas, ácidos nucleicos, metabolitos secundarios, etc.; aunque en las proteínas y ácidos nucleicos participa conjuntamente con estos el elemento nitrógeno.

Nos hemos referidos anteriormente al hecho de que las plantas toman al oxígeno y el anhídrido carbónico del aire, mientras que el agua es absorbida por las raíces generalmente del suelo.

Ir al principio


NITRÓGENO

Símbolo: N, un elemento no metálico del grupo Va de la tabla periódica, siendo un gas incoloro, inodoro e insípido, es el elemento más abundante de la atmósfera terrestre, representando el 78% por volumen y es un componente de toda la materia viva. Representa cerca del 18% del peso de las proteínas.

Etimología del nombre y del símbolo: El químico francés Antonio Lavoiser lo llamó azote, debido a su incapacidad para soportar la vida, del Griego ZOE vida. El nombre actual fue acuñado en 1790 y la palabra nitro más el sufijo - gen, que significa formador de nitro, para indicar la presencia del elemento en el nitro (nitrato de potasio, K NO3). 

Número atómico: 7

Peso atómico: 14,0067

Punto de fusión: -210ºC

Punto de ebullición: -195,8ºC

Densidad (1 atm, 0ºC): 1,2506 g/l

Estado de oxidación común: -3, +3, +5

Estado natural: En forma combinada se encuentra en el nitro (K NO3) y nitrato de Chile (Na NO3); en la atmósfera, lluvia, suelo y guano en la forma de amonio o sales de amonio, en el agua de mar como iones de amonio NH4.jpg (5790 bytes), nitrito NO2-.jpg (5743 bytes) y nitrato NO3-.jpg (5768 bytes). En los organismos vivos formando complejos orgánicos como proteínas, ácidos nucleicos, clorofila, constituyendo parte de todo el protoplasma. El nitrógeno orgánico ocurre casi exclusivamente en el estado reducido, donde forma tres enlaces covalentes y posee un par de electrones no compartidos.

Características generales: Las plantas obtienen el nitrógeno principalmente del suelo, donde se encuentra bajo la forma orgánica, la que no es disponible inmediatamente para la planta, sino después de un proceso de mineralización catalizada por los microorganismos del suelo, el cual procede en la dirección siguiente: nitrógeno orgánicoflechita.jpg (4999 bytes) amonio flechita.jpg (4999 bytes)nitrito flechita.jpg (4999 bytes)nitrato, la cantidad de nitrato producida finalmente depende de la disponibilidad de material carbonáceo descomponible. Si la relación carbono: nitrógeno (C/N) es alta aparece muy poco o casi nada de nitrógeno como nitrato.

Las cantidades de nitrógeno en los suelos minerales es bastante pequeña, variando desde trazas hasta 0,5% en los suelos superficiales, disminuyendo con la profundidad. La cantidad de nitrógeno depende también del tipo de suelo, de la temperatura y pluviosidad. El clima juega un papel dominante en la determinación del estado de nitrógeno de los suelos. En regiones de condiciones de humedad uniforme y vegetación comparable, el contenido promedio de nitrógeno y de materia orgánica del suelo decrece exponencialmente a medida que aumenta la temperatura anual.

El nitrógeno disponible en el suelo se encuentra principalmente como nitrato NO3-.jpg (5768 bytes). La capa arable del suelo puede tener un contenido de nitrógeno bajo la forma de nitrato entre 2 a 60 ppm. Este contenido de NO3-sINPARENTESIS.jpg (5407 bytes) varía con la estación, ya que es muy soluble en agua y las aguas de lluvia o riego lo pueden arrastrar hacia el subsuelo. Las plantas pueden absorber el nitrógeno también bajo la forma de ión amonio NH4+.jpg (5607 bytes). El nitrógeno absorbido como NO3-sINPARENTESIS.jpg (5407 bytes) es rápidamente reducido a ión nitrito NO2-.jpg (5743 bytes) mediante la acción de la enzima nitrato reductasa que contiene molibdeno (Mo). La transformación del nitrato a ión amonio NH4+.jpg (5607 bytes) es catalizada por la enzima nitrito reductasa.

La principal diferencia entre el nitrógeno en forma de NO3-sINPARENTESIS.jpg (5407 bytes)y NH4+Sinparentesis.jpg (5425 bytes), es que todo el nitrato del suelo se encuentra disuelto en la solución del suelo; mientras que si el suelo contiene mucha arcilla y humus, gran parte del ión NH4+Sinparentesis.jpg (5425 bytes), se encuentra como catión intercambiable y no en solución. Quizás por esta razón un fertilizante en forma de nitrato actúa mucho más rápido que uno en forma de amonio. Se estima en suelos naturales una lixiviación de 5 a 20 kgha-1xa-1.jpg (6219 bytes). La irrigación y la aplicación de fertilizantes aumentan las pérdidas por lixiviación, llegando a alcanzar magnitudes hasta de 80 kgha-1xa-1.jpg (6219 bytes).

Ciertas plantas pertenecientes a la familia de las leguminosas tienen la capacidad de asimilar el nitrógeno atmosférico, por las raíces al formar una asociación simbiótica con bacterias del género Rhizobium. Así mismo, existen una cantidad de plantas no leguminosas que fijan el nitrógeno atmosférico por las raíces, como por ejemplo: Casuarina, Myrica, Alnus, Ceanothus, Coriaria, Dryas; otras lo hacen por las hojas como Ardisia, Pavetta, Psychotria, Azolla, Gunnera. Algunas especies de Cycadaceae, Gunneraceae, líquenes y el helecho acuático Azolla, fijan el nitrógeno mediante una asociación con algas verde-azules (Cianofíceas).

Es interesante mencionar, la especie Sesbania rostrata, planta perteneciente a la familia Leguminosae que tiene la particularidad de presentar asociada con las raíces, bacterias del género Rhizobium, además de poseer nódulos en el tallo repletos de bacterias Azorhizobium caulinodans fijadoras de nitrógeno.

El nitrógeno, ya sea absorbido del suelo o fijado del aire, se incorpora a la planta en forma de aminoácidos, primeramente en hojas vedes. A medida que aumenta el suministro de nitrógeno, las proteínas sintetizadas a partir de los aminoácidos, se transforman en crecimiento de las hojas, aumentando la superficie fotosintética. Se ha encontrado una correlación entre la cantidad de nitrógeno suministrado y el área foliar disponible para la fotosíntesis, este efecto se pude evidenciar por el aumento de la síntesis proteica y del protoplasma.

Síntomas de deficiencia: Las plantas que crecen a bajos niveles de nitrógeno son de color verde claro y muestran una clorosis general, principalmente en hojas viejas. Las hojas jóvenes permanecen verdes por períodos más largo, ya que reciben nitrógeno soluble de las hojas más viejas. Algunas plantas como el tomate y el maíz, exhiben una coloración purpúrea en los tallos, pecíolos y cara abaxial de las hojas, debido a la acumulación de antocianinas. La relación vástago/raíz es baja, ya que predomina el crecimiento radicular sobre el foliar. El crecimiento de muchas plantas deficientes en nitrógeno es raquítico.

La deficiencia de nitrógeno en Pinus caribaea, se caracteriza por un amarillamiento simultáneo y generalizado en toda la planta. La clorosis se observan en las acículas simples, extendiéndose luego a los fascículos. Las acículas inferiores presentan una coloración que varía de rojo tenue afoto01-N.jpg (14998 bytes) intenso y las superiores con desecamiento apical. Las plantas son raquíticas y achaparradas.

Proporción aproximada en las plantas: Varía entre 1 a 3,5% en base al peso seco. El contenido de este elemento que puede dar lugar a deficiencias es variable, en algunas plantas contenidos menores al 2% pueden resultar en la aparición de clorosis en las hojas, ejemplo son aguacate, manzano, naranjo y pino. El contenido de nitrógeno en acículas de Pinus caribaea que crecen en una solución completa es de 1.80%, mientras que las acículas de las plantas deficientes muestran un contenido de nitrógeno de 0,53%.

 

Ir al principio

 



CALCIO

Símbolo: Ca, un elemento químico que pertenece a los metales alcalino-terreos del grupo IIa de la tabla periódica, es el elemento metálico más abundante en el cuerpo humano y el quinto elemento en orden de abundancia en la corteza terrestre. Fue muy usado por los antiguos en la forma de cal.

Etimología del nombre y del símbolo: Se deriva del latín Calx, que significa cal (CaO).

Número atómico: 20

Peso atómico: 40,08

Punto de fusión: 842-848ºC

Punto de ebullición: 1487ºC

Densidad: 1.55 g/cm3 a 20ºC

Estado de oxidación: +2

Estado natural: El calcio libre no se encuentra en forma natural, sino formando compuestos que constituyen el 3,63% de las rocas ígneas y 3,22% de la corteza terrestre. Se encuentra como calcita CaCO3.jpg (5991 bytes) en la piedra caliza, tiza, conchas de ostras y corales. Los minerales primarios de calcio más importantes son la anortita CaAl2SiO8.jpg (6635 bytes) que tiene entre 7-14% de Ca y los piroxenos del tipo Ca Mg SiO3.jpg (5907 bytes) con 9 a 16% de Ca. En adición, pequeñas cantidades de calcio pueden estar presentes como borosilicatos. La calcita puede ser la fuente dominante en algunos suelos y la dolomita con 22% de Ca, en otros. La apatita, un compuesto isomorfo de Ca5.jpg (7137 bytes). Está presente en pequeñas cantidades en rocas ígneas y en muchos suelos, tiene entre 38 - 39% de Ca. Otros fosfatos minerales son el hidrofosfato de calcio, CaHPO4.jpg (5870 bytes), el ortofosfato de calcio, Ca4H(PO4)3.jpg (6645 bytes), que existen principalmente en suelos calcáreos y en suelos con altos pH, ricos en Ca intercambiable. Así mismo ciertos minerales arcillosos como illita, vermiculita y montmorillonita contienen pequeñas cantidades de calcio.

En muchos suelos dentro de las regiones áridas y semiáridas, la calcita y dolomita, aunque menos abundantes son las principales fuentes minerales de calcio. En los suelos chernozen, desértico y marrón castaño, el Ca se precipita y acumula como carbonato, debido a la gran evaporación.. La calcita y aragonito están entre las primeras sales que se precipitan cuando las aguas salinas se evaporan. En suelos superficiales y subsuelos localizados en regiones áridas se puede presentar el yeso o sulfato de calcio, CaS4.jpg (5651 bytes). 2h2o.jpg (5486 bytes). El calcio que es más utilizable por la nutrición de la planta incluye las fracciones soluble en agua e intercambiables. En suelos fértiles el calcio intercambiable puede constituir de 70 a 80% de las bases cambiables totales. Se determina generalmente lavando el suelo con sales neutras.

Características generales: El calcio Ca2+.jpg (5386 bytes) es acumulado por las plantas, especialmente en las hojas donde se deposita irreversiblemente, es un elemento esencial para el crecimiento de meristemas y particularmente para el crecimiento y funcionamiento apropiado de los ápices radicales. La fracción principal de este Ca2+.jpg (5386 bytes) está en las paredes celulares o en las vacuolas y organelos como sales de ácidos orgánicos, fosfato o fitato y puede ser especialmente alta en plantas sintetizadoras de oxalato. El oxalato de calcio, es un producto insoluble que se deposita en la vacuola, esto constituye quizás una función antitóxica. El calcio es un componente de la lámina media, donde cumple una función cementante como pectato cálcico.

El Ca2+.jpg (5386 bytes) tiene la función de impedir daños a la membrana celular, evitando el escape de sustancias intracelulares, cumpliendo un papel estructural al mantener la integridad de la membrana. Es curioso constatar que, ciertas algas y hongos parecen no tener necesidad de calcio o a menos que el calcio no actúe sino como un oligoelemento. Se piensa que el calcio actúa como un regulador de la división y extensión celular, a través de la activación de una proteína modulada por Ca2+.jpg (5386 bytes) (calmodulina).

El calcio parece actuar modulando la acción de todas las hormonas vegetales, regulando la germinación, el crecimiento y senescencia. Retarda la senescencia y abscisión de hojas y frutos. El ión calcio juega un papel importante en el desarrollo vegetal y regulación metabólica; un aumento en la concentración del calcio citoplasmático, activa la enzima 1,3 b-glucan.jpg (5893 bytes) sintetasa, situada en la membrana plasmática, dando lugar a la formación de callosa.

El ión calcio libre, se reconoce actualmente como un regulador intracelular importante de numerosos procesos bioquímicos y fisiológico. El modo de acción del calcio sobre mecanismos que depende de Ca2+.jpg (5386 bytes), se puede resumir en tres partes:

1) La concentración citoplásmica de Ca2+.jpg (5386 bytes) libre es baja (menos de un micromol) y está bajo control metabólico; 2) La concentración de calcio citoplasmática puede ser regulada por varias señales intra o extracelular; 3) El calcio citoplasmático se une a proteínas receptoras (calmodulinas), que son activadas y capaces de modificar enzimas, otros actividades metabólicas como la mitosis, el crecimiento del ápice, la corriente citoplasmática, la germinación de las esporas inducida por los fitocromos, la formación de yemas en los musgos causada por la citoquinina, la secreción de la alfa06.jpg (6038 bytes) estimulada por la giberelina y el transporte polar de AIA. Ciertas actividades enzimáticas dependen de una calmodulina regulada por calcio, como son la NAD kinasa (citoplasma), NAD kinasa (membrana externa mitocondrial), NAD kinasa (membrana externa del cloroplasto), ca2++.jpg (6981 bytes) (membrana plasmática), kinasas proteicas (soluble y unida a membranas). Se puede concluir que el calcio actúa como un segundo mensajero en bioregulación, vía calmodulina, regulada por calcio.

foto03-C.jpg (8469 bytes)foto02-C.jpg (18699 bytes)

Síntomas de deficiencia: La deficiencia de calcio está generalmente asociada a efectos de acidez del suelo y muchas veces es difícil diferenciar una de la otra. El calcio se absorbe como el catión divalenteCa2+.jpg (5386 bytes)y es casi inmóvil y es por esto que las deficiencias se observan primeramente en los tejidos jóvenes. Las deficiencias de calcio parecen tener dos efectos en la planta: causan una atrofia del sistema radical y le dan una apariencia característica a la hoja. Las hojas se muestran cloróticas, enrolladas y rizadas. Se presentan raíces pobremente desarrolladas, carentes de fibras y pueden tener apariencia gelatinosa. Los síntomas se observan cerca de los ápices de crecimiento de raíces y tallos. La carencia de calcio también inhibe la germinación del polen y el crecimiento del tubo polínico. foto01-C.jpg (14798 bytes)

La deficiencia de calcio en Pinus caribaea, se caracteriza porque las acículas presentan un color verde pálido, poseen áreas necróticas en la parte apical, subapical, basal o intermedia, de extensión variable que está asociada a exudación de resina. Algunas veces el ápice de la acícula se dobla en forma de gancho. Los fascículos de acículas se pueden enrollar apicalmente, asimismo las acículas jóvenes se pueden retorcer sobre su eje longitudinal, semejando un tirabuzón. En fases avanzadas la deficiencia de calcio provoca la muerte de los meristemas apicales del tallo principal y de las ramas laterales.

 

 

foto04-C.jpg (10269 bytes)Proporción aproximada en las plantas: Varían entre 0,1 a 7% en base al peso seco. En naranjos se observan deficiencias con cantidades de calcio en las hojas que pueden oscilar entre 0,14 - 1,50%. Con cantidades entre 3,0 - 5,5%, las plantas crecen saludablemente y con concentraciones mayores de 7% aparecen síntomas de toxicidad. Un exceso de calcio se puede asociar a pH alcalino, el cual produce deficiencias de hierro, manganeso, cobre, boro y zinc. El contenido de Ca2+.jpg (5386 bytes) en acículas de Pinus caribaea proveniente de plantas crecidas en una solución nutritiva completa es de 0,35%, mientras que las plantas con síntomas de deficiencia muestran una concentración de 0,03%

 

Ir al principio


POTASIO

Símbolo: K, elemento químico del grupo Ia de la tabla periódica, grupo de los metales alcalinos, indispensable para la vida. Es un metal blanco, suave de un brillo plateado. Es el séptimo elemento más abundante sobre la tierra.

Etimología del nombre y del símbolo: Se deriva de la palabra Kalium, neolatinizada de la palabra arábica utilizada para nombrar un álcali.

Número atómico: 19

Peso atómico: 39,102

Punto de fusión: 65,65ºC

Punto de ebullición: 774ºC

Densidad: 0,862 g/cm3 a 20ºC

Estado de oxidación: +1

Estado natural: Comprende 2,6% de las rocas ígneas de la corteza terrestre. El potasio se encuentra en el suelo en minerales primarios y meteorizados, así como en las formas intercambiable, no-intercambiable y soluble en agua. Los minerales primarios que contienen potasio son los feldespatos potásicos, ortoclasa y microclina KAL.jpg (3490 bytes), estos feldespatos contienen K (7-12%), Na (3-7%) y Ca (0-2%), respectivamente. Un mineral más rico en potasio es el feldespátoide leucitaALSi.jpg (3857 bytes), que contiene teóricamente 18% de K. El potasioestá restringido esencialmente a rocas volcánicas y ha sido utilizado como fertilizante. Las micas como la moscovita KALSi.jpg (4494 bytes) y biotitaimagen-kal-hof.jpg (7043 bytes), tienen un contenido de potasio que oscila entre 7 - 9% y de 5-7% respectivamente. Un mineral arcilloso importante que contiene potasio es la illita, con un contenido de K en el rango de 4 - 5%. La naturaleza de estos minerales del suelo se ha cambiado de alguna manera a partir de la forma original; ya que han perdido cierta cantidad de potasio de la red cristalina y ganado moléculas de agua de hidratación.

En la nutrición de las plantas las formas aprovechables son la intercambiable y la soluble en agua (rápidamente asimilable), el potasio no-intercambiable actúa como una reserva del elemento. El potasio no intercambiable, comprende entre el 90 - 98% del potasio total del suelo y se encuentra bajo la forma de feldespatos y micas, esta fracción constituye las reservas de potasio del suelo. El potasio rápidamente asimilable, forma del 1 - 2% del potasio total y el potasio lentamente asimilable o no cambiable constituye el 1 a 10% del total del suelo; este último es el potasio adsorbido y fijado por ciertos coloides del suelo.

Características generales: El potasio es uno de los elementos esenciales en la nutrición de la planta y uno de los tres que se encuentra en pequeñas cantidades en los suelos, limitando el rendimiento de los cultivos. Es el catión celular más abundante con concentraciones de 100 mM o mayores. Altas concentraciones de potasio se requieren para la conformación activa de muchas enzimas que participan en el metabolismo. Concentraciones abundantes de k+.jpg (5138 bytes) son necesarias para neutralizar los aniones solubles y macromoleculares del citoplasma, que tiene pocos cationes orgánicos. De esta manera el k+.jpg (5138 bytes) contribuye bastante con el potencial osmótico. El transporte de potasio puede efectuarse por medio de una ATPasa de la membrana celular, activada por mg2.jpg (5653 bytes). El ión k+.jpg (5138 bytes) parece estar implicado en varias funciones fisiológicas como son: transporte en el floema, turgencia de las células guardianes de los estomas , movimientos foliares (nastias) de los pulvínulos y crecimiento celular. De tal manera que, las necesidades nutricionales de k+.jpg (5138 bytes) se centran en cuatro roles bioquímicos y fisiológicos a saber: activación enzimática, procesos de transporte a través de membranas, neutralización aniónica y potencial osmótico.

El potasio actúa como un cofactor o activador de muchas enzimas del metabolismo de carbohidratos y proteinas. Una de las más importantes la piruvato-quinasa, es una enzima principal de la glucólisis y respiración. Los iones k+.jpg (5138 bytes)son también importantes en la fijación del RNAm a los ribosomas. En la célula el potasio no se introduce en compuestos orgánicos. Las preguntas acerca de la especifidad del k+.jpg (5138 bytes)son difíciles de responder, ya que es bien conocido que el NayRb.jpg (6433 bytes) tienen ciertos efectos ligeros en corregir la deficiencia de k+.jpg (5138 bytes) y esto se atribuye a la substitución en su rol osmótico. Está bien establecido que el ión rubidiorb+.jpg (5617 bytes) puede sustituir al potasio en el transporte dependiente de energía. Los tres elementos cuya disponibilidad en el suelo pueden limitar el crecimiento de las plantas son: nitrógeno, fósforo y potasio. Debido a la importancia de estos tres elementos, las fórmulas de los fertilizantes comerciales señalan los porcentajes en peso de N, P y K que contienen; aunque los dos últimos elementos se expresan como porcentajes equivalentes de p2o5.jpg (6692 bytes), ejemplo la fórmula 15-15-15 CP, contiene 15% de nitrógeno, p2o5K2O.jpg (7643 bytes). La sigla CP indica que la fuente de potasio del producto es el cloruro de potasio, siendo el material de relleno el 55% del fertilizante.

El potasio es absorbido por las plantas como ión k-negrita.jpg (5049 bytes)

Síntomas de deficiencia: En el campo el suministro de potasio por el suelo, puedefoto01-K.jpg (16735 bytes) ser adecuado para el crecimiento de los cultivos, siempre y cuando el suministro de nitrógeno y fósforo sean bajos; pero es insuficiente si aumentan estos elementos. De tal forma que se observan signos de carencia de k+.jpg (5138 bytes), si se utilizan fertilizantes con nitrógeno y fósforo, produciéndose la muerte prematura de las hojas. Así como el nitrógeno y el fósforo, el potasio se traslada de los órganos maduros hacia los jóvenes; de tal forma que la deficiencia de este elemento se observa primero como un amarillamiento ligero en hojas viejas. En las dicotiledóneas las hojas se tornan cloróticas, pero a medida que progresa la deficiencia aparecen manchas necróticas de color oscuro. La deficiencia de k+.jpg (5138 bytes) se conoce comúnmente como quemadura. En muchas monocotiledóneas, como es el caso de los cereales, las células de los ápices y bordes foliares mueren primero, propagándose la necrosis hacia la parte más joven de la base foliar. Ejemplo, el maíz deficiente de k+.jpg (5138 bytes) presenta tallos débiles y las raíces se hacen susceptibles a infecciones por patógenos que causan su pudrición.

La deficiencia de potasio en Pinus caribaea, se caracteriza porque las acículas situadas en la parte inferior de la planta muestran un amarillamiento hacia el ápice, el cual se torna posteriormente rojizo. La clorosis puede progresar hasta cubrir la mitad distal de las acículas, permaneciendo la región basal de color verde. A medida que progresa la deficiencia, la clorosis se extiende hacia las acículas más jóvenes. Los síntomas agudos de esta deficiencia se caracterizan por un mosaico necrótico en las acículas que rodean el meristema apical del tallo principal, formando una roseta de acículas con pérdidas de la dominancia apical.

Proporción aproximada en las plantas: Se sitúa entre 0,30 - 6% en base al peso seco, requiriendo algunas especies vegetales altas concentraciones de k+.jpg (5138 bytes) en los tejidos para su crecimiento normal. A comienzos de la estación, los cultivos de papa pueden requerir cantidades tan altas como de 6%. Niveles de potasio de 0,30 - 0,68% en hojas de papa (Solanum tuberosum), dan lugar a deficiencias. El rango de concentración de potasio para un cultivo de papa en arena está situado entre 4,17 - 6,72%. El Pinus caribaea que crece en una solución completa, no muestra deficiencia y presenta un contenido de k+.jpg (5138 bytes) de 0,80%, mientras que con deficiencia de este elemento tiene una concentración de 0,12%.

Ir al principio


AZUFRE

Símbolo: S, es un elemento químico no-metálico, que pertenece a la familia del oxígeno, grupo VIa de la tabla periódica, es uno de los más reactivos e importantes de todos los elementos. Conocido por los antiguos, en el Génesis se conoce este elemento como "piedra inflamable". Se ha estimado que es el noveno elemento más abundante en el universo.

Etimología del nombre y del símbolo: Se deriva del latín "Sulfur", que significa piedra inflamable.

Número atómico: 16

Peso atómico: 32,064

Punto de fusión: 112,8ºC (rómbico), 119ºC (monoclínico).

Punto de ebullición : 444,6ºC

Densidad a 20ºC: 2,07 g/cm3 (rómbico), 1,96 g/cm3 (monoclínico).

Estado de oxidación: -2, +4, +6.

Estado natural: El azufre en la forma de sulfuros, sulfatos y azufre elemental constituye aproximadamente 0,06% de la corteza terrestre. El azufre nativo o libre se encuentra principalmente en depósitos volcánicos sedimentarios. El azufre está presente en los suelos bajo dos formas inorgánicas y orgánicas. En suelos húmedos se presenta principalmente como piritaFeS2.jpg (5929 bytes); blenda (Zn S), las piritas de cobre o calcopirita (S2 Fe Cu); cobaltina (Co As S); varias cantidades de yeso so4ca.jpg (7151 bytes)y sal de Epsom mgso4.jpg (7442 bytes). En la solución del suelo el azufre está presente como ión sulfato. Los suelos de las regiones húmedas contienen 50-500 ppm de sulfato soluble en agua o ácidos débiles. El azufre total en esos suelos varía de 0,01 a 0,15%. En suelos de regiones áridas o semiáridas gran parte del azufre total está presente como sulfato soluble de calcio, magnesio, potasio y sodio. En suelos de invernadero la acumulación de sulfato puede ocasionar daños a la raíz y retardo en el crecimiento de las plantas.

Características generales: Desde los tiempos de Liebig se sabe que los sulfatos son necesarios para el crecimiento vegetal. Gran parte del azufre funcional de la planta se reduce a las formas sulfhidrilo (-SH) o disulfuro (-S-S-) . El azufre es absorbido por las plantas principalmente en la forma inorgánica como sulfato SO42.jpg (6018 bytes), luego es reducido e incorporado a compuestos orgánicos. En el reciclaje del azufre, retorna al suelo en la forma orgánica, donde se mineraliza por acción de microorganismos antes de ser utilizado por las plantas superiores.

El azufre se encuentra bajo las formas orgánicas de los aminoácidos, cisteína, cistina y metionina, así como en compuestos de azufre activados análogos al ATP, adenosina 5'-fosfosulfato (APS) y 3'-fosfoadenosina 5'-fosfosulfato (PAPS). Además, el azufre se encuentra en una variedad de esteres de sulfato, tales como el sulfato de colina, glicósidos del aceite de mostaza y sulfatos de polisacáridos. El azufre participa como un ligando en un gran número de enzimas y metalo-proteinas, de forma resaltante en ferro-sulfo-proteínas y en cupro-proteínas.

El grupo sulfhidrilo (-SH) puede participar directamente en reacciones de oxido-reducción, como con el ácido lipóico y el glutatión. Los grupos sulfhídrilos pueden ser sitios reactivos de enzimas o coenzimas, ejemplo: 3-fosfogliceraldehido deshidrogenasa y coenzima A. Muchas enzimas son inhibidas de forma no-competitiva por reactivos que se unen a los grupos sulfhidrilos, ejemplo: Pb, Hg, As, Ag. El azufre en forma reducida se encuentra en los anillos heterocíclicos de algunas coenzimas, como tiamina o bioheterocíclicos de algunas coenzimas, como tiamina o biotina y en una cantidad de metabolitos secundarios como la sinigrina de Brassica nigra, que contiene azufre en forma reducida y oxidada o la alicina, la sustancia olorosa del ajo y el factor causante de lacrimeo en la cebolla.

foto01-S.jpg (12679 bytes)

Síntomas de deficiencia: Las deficiencias de azufre en países industriales son muy raras; ya que el dióxido de azufre s02.jpg (5767 bytes) de la atmósfera, liberado al quemar carbón, madera, gasolina y otros combustibles fósiles, es absorbido por las hojas a través de los estomas. El s02sinp.jpg (5469 bytes) se convierte en bisulfito -hso2.jpg (6018 bytes)cuando reacciona con agua en las células y en esta forma inhibe la fotosíntesis, destruyendo los cloroplatos. En la parte Este de Estados Unidos, las plantas son dañadas por las "lluvias ácidas", causadas por s02.jpg (5767 bytes) que se escapa de las industrias. El dióxido de azufre absorbido, se convierte en iones sulfato en la planta. Se ha estimado en las precipitaciones de numerosos países cantidades de azufre que oscilan entre 2,7 a 260 Kg de S por hectáreas por año. La deficiencia de azufre se caracteriza porque la lámina foliar se torna uniformemente amarilla o clorótica; presentándose la deficiencia primeramente en hojas jóvenes, ya que este elemento no se redistribuye fácilmente de las hojas viejas hacia las maduras, por ser inmóvil. Debido a que los suelos tienen suficientes cantidades de sulfatos, las deficiencias de S en la naturaleza son raras, sin embargo han sido observadas en plantaciones de pino de Australia, en campos de algodón del sudeste de los Estados Unidos, etc. En plantaciones de té, en Malawi se identificó una enfermedad llamada "amarillamiento del té", causada por deficiencias de azufre. Las plantas presentaban hojas jóvenes cloróticas, finalmente se ponían amarillas, los bordes y los ápices foliares se volvían necróticos y se enrollaban. Se producía una muerte del ápice, seguida por una rápida defoliación.

La deficiencia de azufre en Pinus caribaea se caracteriza por un amarillamiento generalizado y uniforme de todas las acículas, aunque cuando se forman las acículas en fascículos, éstas pueden presentar una clorosis más acentuada que el resto. En numerosas acículas basales de la planta, se presenta un amarillamiento, cerca del punto de inserción de éstas al tallo, que luego se torna rosado, más tarde la anomalía termina por ocupar toda la acícula, que toma un color rosado. Cuando los síntomas son más agudos, los tallos en las partes terminales adquieren una coloración que varía de crema a rosado claro.

Proporción aproximada en las plantas: Varía de 0,05 - 1,5% en base al peso seco. Plantas de naranjo con cantidades entre 0,05 - 0,13% en hojas mostraban deficiencias, mientras que plantas con cantidades entre 0,23 - 0,26% de S en hojas se presentaban sanas. El contenido de azufre en acículas de Pinus caribaea que crecía en soluciones nutritivas completas fue de 0,45%, mientras que las plantas con síntomas de deficiencia mostraban una concentración de 0,08%.

Ir al principio



 

FÓSFORO

Símbolo: P, es un elemento no-metálico que pertenece a la familia del nitrógeno (grupo Va de la tabla periódica). Comúnmente se presenta como un sólido céreo, incoloro, semitransparente, blando, que brilla en la oscuridad. Es un elemento esencial para plantas y animales, siendo el doceavo en abundancia en la corteza terrestre.

Etimología del nombre y del símbolo: Se deriva del Griego phosphoros, que significa portador de luz.

Número atómico: 15

Peso atómico: 30,97

Punto de fusión (blanco): 44,1ºC

Punto de ebullición (blanco): 280ºC

Densidad: 1,82 g/cm3 a 20ºC

Estado de oxidación: -3, +3, +5.

Estado natural: El contenido medio total de fósforo de la litosfera es de 0,28% expresando como P2O5-OTRO.jpg (5593 bytes), pero muchos suelos superficiales contienen de 0,022 a 0,083% de fósforo. El fósforo no se encuentra libre en la naturaleza excepto en algunos meteoritos, se encuentra en compuestos que están distribuidos en muchas rocas, minerales, plantas y animales. El fósforo en el suelo se puede dividir en dos clases principales, orgánico e inorgánico.

El orgánico se presenta en la forma de fosfolípidos, ácidos nucleicos y fosfatos de inositol. Como fósforo de fosfolípidos nunca excede 3 ppm., pero se han encontrado valores tan altos como 34 ppm. El fósforo en la forma de ácidos nucleicos puede alcanzar valores entre 17 y 58%. El fósforo orgánico, expresado como porcentaje del fósforo total, puede variar entre 2,6 a 75%. El fósforo orgánico debe ser mineralizado antes de ser absorbido por las plantas. El fósforo inorgánico se encuentra bajo varias formas, las cuales dependen del pH. Una pequeña fracción, normalmente menor de 1 ppm, está presente en la solución del suelo y se encuentra en equilibrio con el fósforo adsorbido por los coloides. Las plantas toman el fósforo casi exclusivamente como iones fosfato inorgánico de la forma monovalente H2PO.jpg (6390 bytes), ya que éste es absorbido más fácilmente que el HPO4.jpg (5952 bytes). El pH del suelo controla la abundancia relativa de esas dos formas iónicas del fosfato. El ión H2PO4-.jpg (5953 bytes) se favorece por debajo de pH 7 y el ión divalente HP042.jpg (5930 bytes) por encima de pH 7. Si el pH es muy alcalino todo el fósforo se encuentra bajo la forma de PO43.jpg (5615 bytes), la cual no es absorbible por las plantas. En suelos muy ácidos las concentraciones de hierro y aluminio disuelto son bastante altas como para precipitar el PO43.jpg (5615 bytes), como fosfatos de hierro y aluminio insolubles, como por ejemplo la estrengita FE(OH)2H2PO.jpg (7392 bytes) y variscitaAL(OH)2H2PO4.jpg (7347 bytes). En suelos alcalinos y calcáreos el fósforo del suelo se encuentra presente como apatita FE2CA3.jpg (7345 bytes), hidroxiapatita CA10PO46.jpg (7342 bytes) y carbonatoapatita CaPo42ca.jpg (7501 bytes).

Características generales: El fósforo secundario al nitrógeno, es el elemento más limitante en los suelos. Se encuentra en la planta como un componente de carbohidratos activados (por ejemplo la glucosa -6- fosfato, fructosa -6- fosfato, fosfoglicerato, fosfoenolpiruvato, glucosa -1- fosfato, etc). Acidos nucleicos, fosfolípidos, fosfoaminoácidos que forman parte de fosfoproteinas. El papel central del fósforo es en la transferencia de energía. Los carbohidratos antes de ser metabolizados son fosforilados. La presencia de fósforo en la estructura molecular de los azúcares, los hace más reactivos. En la transferencia de energía por fosforilación, juegan un papel importante los nucleótidos altamente reactivos: ATP (adenosina trifosfato), ADP (adenosina difosfato), GTP (guanosina trifosfato), GDP (guanosina difosfato), UTP (uridina trifosfato), UDP (uridina difosfato), CTP (citosina trifosfato) y CDP (citosina difosfato).

El fósforo, como ortofosfato PO43.jpg (5615 bytes) participa en un gran número de reacciones enzimáticas que dependen de la fosforilación. Posiblemente por esta razón es un constituyente del núcleo y es esencial para la división celular y el desarrollo de tejidos meristemáticos. El fósforo se acumula principalmente en las regiones meristemática del tallo y raíces; en donde las células en división activa pueden tener varios cientos a miles de veces más fósforo que las células que han dejado de dividirse. Un aspecto de suma importancia en el crecimiento de las plantas es la función de las asociaciones con micorrizas, del tipo "vesicular-arbuscular" (VA) en la absorción de fósforo. Se ha observado que en suelos con bajos contenido de fósforo disponible, las plantas con micorrizas tienen mayores tasas de crecimiento que las plantas sin micorrizas. Las micorrizas parecen modificar las propiedades de absorción por el sistema radical a través de:

a) El desarrollo de hifas en el suelo provenientes de las raíces; b) Absorción de fósforo por las hifas; c) Translocación de fosfato a grandes distancias por las hifas y d) La transferencia de fosfato desde el hongo a las células de la raíz. Las plantas con micorrizas al mejorar su alimentación con fosfatos, incrementan la absorción de otros macronutrientes, tales como K y S y de los micronutrientes Cu y Zn.

Síntomas de deficiencia: Las deficiencias de fósforo se parecen mucho a las de nitrógeno. En cereales se caracteriza por un retardo en el crecimiento, las raíces se desarrollan poco y se produce enanismo en hojas y tallos. Es frecuente la acumulación de antocianina en la base de las hojas y en las hojas próximas a morir, que le dan una coloración púrpura y se reduce el número de tallos. El proceso de maduración de las plantas se retarda, mientras que las que tienen abundante fósforo maduran con más rapidez. El fosfato se redistribuye fácilmente en muchas plantas y se mueve de las hojas viejas hacia las jóvenes en las que se almacena; se acumula también en flores en proceso de desarrollo y en semillas. Como resultado de esto, las deficiencias de fósforo se observan primero en hojas maduras.

foto01-P.jpg (14812 bytes)

La deficiencia de fósforo en Pinus caribaea se presenta como amarillamiento tenue de las acículas de la parte inferior del tallo, que pueden disponerse en forma de mosaico o extenderse homogéneamente, luego, las acículas adquieren coloraciones violáceas, grisáceas hasta alcanzar una coloración morada. A medida que continúa el crecimiento de la planta, la coloración progresa apicalmente afectando las acículas situadas en las partes superiores. Así mismo, un considerable número de las acículas de la parte inferior y media se vuelven rojizas y se secan manteniendo esa coloración. El tallo adquiere también una coloración roja a morada. Se observan defectos en el despliegue de las acículas en fascículo, presentándose los fascículos enrollados y semejando la cabeza de un ave.

Proporción aproximada en las plantas: Oscila entre 0,05 - 1%, en base al peso seco, estos valores dependen del estado nutricional de la planta, de la especie, estación y tejido muestreado. Los análisis foliares efectuados en árboles arrojan cifras más bajas, que en muchas plantas anuales, estando entre 0,05 - 0,10% de fósforo total en las plantas deficientes y entre 0,20 - 0,40% en el rango satisfactorio. El contenido de fósforo en acículas de Pinus caribaea, provenientes de plantas que crecían en una solución nutritiva completa era de 0,29%, mientras que las acículas de las plantas con síntomas de deficiencia mostraban un valor de 0,05%

Ir al principio


MAGNESIO

Símbolo: Mg, es uno de los metales alcalino-térreos del grupo IIa de la tabla periódica, metal ligeramente estructural. Es un elemento de color blanco plateado, que no se halla libre en estado natural. El magnesio es el octavo elemento más abundante en la corteza terrestre, siendo esencial en el metabolismo de plantas y animales.

Etimología del nombre y del símbolo: Se deriva de la antigua Magnesia, un distrito de Thesalia en Grecia

Número atómico: 12

Peso atómico: 24,312

Punto de fusión: 651ºC

Punto de ebullición: 1107ºC

Densidad: 1,74 a 20ºC

Estado de oxidación: +2

Estado natural: El contenido promedio de magnesio en la litosfera es de 2,68%, variando según el origen geológico del suelo. El magnesio se encuentra presente en el suelo bajo las formas no-intercambiable, y soluble en agua. El magnesio en la forma no-intercambiable se encuentra principalmente en los minerales primarios y secundarios biotita, augita, hornblenda, olivina, serpentina, clorita, montmorillonita, illita, vermiculita, y en los carbonatos minerales dolomita MgCa(CO3)2.jpg (7438 bytes), magnesita MgCo3.jpg (6471 bytes) y sal de Epsom MgSO47H2O.jpg (7182 bytes). En las regiones áridas y semiáridas predominan los minerales dolomita, magnesita y sal de Epsom. Una pequeña parte de Mg se asocia con la materia orgánica del suelo. El contenido de magnesio total en los suelos no calcáreos, varía entre 0,1 a 1%.

El contenido total de magnesio en un suelo no es un índice de su disponibilidad. La disponibilidad de magnesio en un suelo depende no solamente de la cantidad total presente, sino de la cantidad en relación a la capacidad de intercambio de los coloides del suelo y de la naturaleza de los iones complementarios. Las pérdidas de magnesio del suelo son, en general, menores que las de calcio; estimándose que las cosechas extraen entre 10 y 60 Kg x ha x cosecha.

Características generales: Las concentraciones de Mg2+.jpg (5726 bytes) en tejidos vegetales son variables, pero más bien altas. Más del 70% del magnesio se difunde libremente en la solución celular, aunque puede estar asociado a componentes cargados negativamente, tales como proteínas y nucleótidos a través de enlaces iónicos. Una gran cantidad de magnesio está probablemente enlazada a polifosfatos como el Mg-ATP.

Dependiendo de la abundancia relativa de k.jpg (5138 bytes), el magnesio puede contribuir a neutralizar los fosfoazúcares, azúcares - nucleótidos, ácidos orgánicos y aminoácidos. La propiedad más importante del Mg2+.jpg (5726 bytes)es su solubilidad. Su abundancia sugiere una multiplicidad de funciones, principalmente como activador de reacciones enzimáticas. Entre las reacciones en las que participa el Mg2+.jpg (5726 bytes) están las de transferencia de fosfatos o nucleótidos (fosfatasas, kinasas, ATPasas, sintetasas, nucleótido-transferasas), de grupos carbóxilos (carboxilasas, descarboxilasas) y activador de deshidrogenasas, mutasas y liasas. El magnesio tiene un papel estructural como componente de la molécula de clorofila, es requerido para mantener la integridad de los ribosomas y sin duda contribuye en mantener la estabilidad estructural de los ácidos nucleicos y membranas. El magnesio puede activar a la enzima uniéndose fuera del sitio de unión al substrato. Existen evidencias que los flujos de Mg2+.jpg (5726 bytes)pueden servir para regular la actividad enzimática, como ocurre con el aumento en la fijación de CO2 por los cloroplatos, activada por la luz. El bombeo de Mg2+.jpg (5726 bytes)de los tilacoides hacia el estroma en la luz, sirve como activador de la enzima Ribulosa-bifosfato-carboxilasa-oxigenasa (Rubisco).

El magnesio se absorbe por las raíces de las plantas en la forma de mg+2-negrita.jpg (5524 bytes)

Síntomas de deficiencia: La deficiencia de magnesio ocurre comúnmente en suelos ácidos, arenosos, en áreas de precipitación moderada a alta. La ausencia de Mg2+.jpg (5726 bytes) se caracteriza por una clorosis en hojas viejas, principalmente entre las nervaduras. En algunas plantas la ausencia de clorofila es seguida por la aparición de otros pigmentos.

En muchas brasicas, remolacha azucarera, rábano y lechuga, la clorosis frecuentemente comienza como un moteado verde-amarillento entre las nervaduras, que permanecen verdes, en hojas viejas. En plantas como el tabaco y celery, se ven afectados primero los ápices foliares.

foto01-Mg.jpg (17663 bytes)

La deficiencia de magnesio en Pinus caribaea, se caracteriza porque las acículas basales presentan un color amarillo intenso, que inicialmente ocupa la zona apical de la acícula, progresando hacia la parte basal, ocupándola homogéneamente. Al progresar la deficiencia de Mg2+.jpg (5726 bytes), la clorosis se extiende hacia las acículas más jóvenes, tanto simples como en fascículo, hasta que en un estado avanzado todas las acículas de la planta presentan un amarillamiento intenso. Las acículas situadas en la parte media y superior del tallo, presentan bandas marrón rojizas, que luego se tornan necróticas.

Proporciones aproximadas en las plantas: Las proporciones aproximadas en las plantas varían entre 0,05 - 0,7% en base al peso seco, cuando la concentración en hojas maduras se encuentra entre 0,20 - 0,25%, la planta no muestra síntomas de deficiencia de magnesio. Cuando se hace un análisis foliar para diagnosticar la deficiencia de magnesio, es importante conocer el tejido muestreado, la edad y su posición en la planta.

El contenido de Mg2+.jpg (5726 bytes) en acículas de Pinus caribaea provenientes de plantas que crecía en una solución nutritiva completa fue de 0,14%, mientras que las plantas con síntomas de deficiencia mostraban una concentración de 0,012%.

 

Ir al principio


MICRONUTRIENTES (OLIGOELEMENTOS)

Las plantas utilizan en su nutrición pequeñas cantidades de ciertos elementos, denominados microelementos, oligoelementos o elementos trazas. En la tabla 1, se presenta la concentración en miligramos por 100 gramos de materia seca de estos ocho (8) microelementos a saber: boro, cloro, cobre, hierro manganeso, molibdeno, niquel y zinc. Los vegetales los requieren solamente en cantidades muy pequeñas que oscilas entre 0,01 a 0,5 ppm. Los micronutrientes tienen varias propiedades en común, entre las que están la de actuar como activadores de muchas enzimas esenciales para la vida animal y vegetal, aunque cuando presentes en cantidades elevadas en las soluciones nutritivas o solución del suelo, producen toxicidad.

Comúnmente los oligoelementos no se aplican al suelo mediante el uso de fertilizantes comerciales, a pesar de que su extracción del suelo ha proseguido durante siglos sin ninguna reposición sistemática, agotándose sus existencias, con el subsiguiente efecto sobre la productividad vegetal. Así mismo, la utilización de fertilizantes químicos que estimulan un mayor rendimiento de los cultivos, junto a la pérdida de oligoelementos por meteorización, lixiviación, el uso cada vez menor de estiércol animal y de otros productos fertilizantes naturales, en comparación con el uso de fertilizantes químicos, cada vez más puros, entre otros, está contribuyendo al agotamiento acelerado de las reservas de oligoelementos en los suelos. El suministro mezquino de oligoelementos a las plantas limita el desarrollo y productividad vegetal. Los cultivos requieren cantidades de elementos químicos que oscilan desde algunos gramos a pocos kilogramos por hectárea.

Se ha estimado que un cultivo de avena remueve cerca de 20g de cobre, 100g de zinc y 500g de manganeso, comparado con 8Kg de fósforo por hectárea. Los oligoelementos se clasifican para una mejor discusión, en aniónicos y catiónicos. Los aniónicos incluyen el boro, cloro y molibdeno. El molibdeno se considera como un anión, ya que se presenta como átomo central del anión molibdato, cuyo comportamiento es semejante al del boro. El cloro se presenta en el suelo como ión cloruro. Los oligoelementos catiónicos comprenden zinc, hierro, cobre, manganeso y níquel. Estos se encuentran en los suelos con valencia de +2, aunque el hierro se puede presentar con valencia +3 y el manganeso como Mn+4.jpg (5474 bytes), y a veces como Mn+40.jpg (5580 bytes).

 

Ir al principio


OLIGOELEMENTOS ANIÓNICOS (B,Cl,Mo)

 

BORO

Símbolo: B, elemento químico, semi-metálico del grupo IIIa de la tabla periódica, esencial para el crecimiento de las plantas, de amplia aplicación industrial. El boro cristalino puro es transparente. No se halla libre en estado natural.

Etimología del nombre y del símbolo: Se deriva de la palabra persa burah para el bórax, por analogía con carbón.

Número atómico: 5

Peso atómico: 10,811

Punto de fusión: 2300ºC

Punto de ebullición: 2550ºC

Densidad: 2,34 a 20ºC

Estado de oxidación: +3

Estado natural: El contenido de boro en la corteza terrestre es de 0,001%, se presenta combinado como bórax B4O7Na2.jpg (6544 bytes). El mineral más importante en el suelo que lo contiene es la turmalina, que tiene 3-4% B, es insoluble y se meteoriza lentamente. Se encuentra también en rocas ígneas que son la fuente principal de boro en los suelos. El agua de mar contiene como promedio 4 a 6 ppm, en consecuencia, los depósitos marinos son relativamente ricos en B. El contenido total de B en los suelos es variable, pudiendo estar entre 3-100 ppm., estando el promedio entre 10 a 20ppm. En general los suelos costeros contienen entre 10 a 50 veces más boro que los suelos del interior, probablemente debido al origen marino del boro en suelos costeros.

En regiones áridas, la concentración de boro alcanza niveles muy altos, del orden de 1000 ppm, lo cual puede ocasionar problemas de toxicidad para las plantas. Las aguas de riego con cantidades mayores de 2 ppm son indeseable, ya que ocasionan también toxicidad. La absorción de boro por las plantas se reduce al aumentar el pH del suelo por encalado, ya que aumenta la adsorción del elemento. A medida que el pH se hace más ácido los procesos de adsorción disminuyen, aumentando la disponibilidad de B.

El boro disponible para las plantas se encuentra en la solución del suelo como ácido bórico BOH3.jpg (6011 bytes)a pH neutro, y hasta donde se sabe es la forma del nutriente utilizado por la planta.

La cantidad de boro en las plantas está relacionado a las cantidades de boro removido del suelo, mediante extracción con agua hirviendo. Las cantidades oscilan entre menos de 0,05 ppm a más de 50 ppm, mostrando la mayoría de los suelos valores por encima de 3 ppm. El nivel de deficiencia depende de las condiciones de extracción, pH y el estado de la materia orgánica del suelo.El contenido critico puede estar en la región de 0,5 ppm en suelos secos al aire.

Una de las plantas más sensible a la deficiencia de boro en el suelo es el Helianthus annus (girasol), el cual ha sido ampliamente utilizado para detectar la disponibilidad de este elemento en el suelo.

Características generales: El boro es requerido por las plantas superiores y algunas algas, y diatomeas; pero no es esencial para animales, hongos y microorganismos. Su requerimiento debe estar relacionado con una función particular de las plantas, la que no está claramente identificada.

No se conoce enzima o macromelécula estructural que incorpore boro. Inclusive no se sabe como es que entra el boro a la planta. Parece ser que la absorción de boro sigue el paso del flujo de agua, lo cual indica que es apoplástico, localizándose en la pared celular o membrana plasmática.

Los requerimientos de boro se han deducido a partir de los efectos observados cuando se elimina el elemento. Las respuestas visibles tempranamente observadas son la cesación del crecimiento de los meristemas y del tubo polínico. Se han observado cambios en los componentes de la pared celular. En estudios realizados con meristemas de ápices radicales, se ha encontrado que la síntesis de ADN y de la división celular cesan, sin afectar el alargamiento celular, produciendo hinchamiento del ápice de la raíz. Los cultivos de tejidos obtenidos a partir de óvulos de Gossypium hirsutum (algodón), dan origen a callos cuando se retira el boro del medio nutritivo, y esto se asocia a la reducción en la síntesis de nucleótidos de piridina.

Se cree que el boro tiene su sitio de acción en la membrana celular, esto se sustenta en el hecho de que raíces deficientes en boro, recobran después de una hora el transporte iónico asociado al metabolismo al añadirles boro. Paralelamente se ha observado la reactivación de la actividad ATPasa estimulada por k+.jpg (5138 bytes).

Parece ser que el boro reacciona con las membranas de una forma que afecta el transporte dependiente de un aporte energético y que potencia el efecto hormonal. El ácido bórico H3BO2.jpg (6219 bytes) forma fuertes complejos con átomos de oxigeno de los grupos hidroxilos vecinos presentes en los azúcares y polisacáridos, gran parte del boro en las plantas se encuentra en esas formas. Se ha sugerido que el boro puede jugar un papel importante en la síntesis de pirimidinas, flavonoides, así como en el transporte de azúcares a través del floema, bajo la forma de complejos tipo boratos. El boro estaría implicado junto al calcio en el metabolismo de la pared celular. Se ha encontrado que una relación constante de calcio y boro debe ser óptima para el crecimiento vegetal.

 

Síntomas de deficiencia: Es uno de los elementos más inmóviles en la planta. Una vez depositado en la hoja, no es retranslocado hacia las hojas jóvenes, lo que hace queboro2.jpg (12919 bytes) los nuevos crecimientos dependan de la absorción continua de boro del suelo. La deficiencia de boro causa daños serios y muerte de los meristemas apicales. Las plantas deficientes en boro contienen más azúcares y pentosanos, presentan tasas más bajas de absorción de agua y transpiración que las plantas normales. Los síntomas varían ampliamente entre especies de plantas y reciben con frecuencia nombres descriptivos como "tallos rotos" (cracked stem) del celery, "corteza interna" (internal cork) o "mancha de sequía" (drought spot), de las manzanas, etc. Las deficiencias de boro son muy comunes en plantaciones de árboles de todo el mundo. El autor de este texto reportó en 1978, una deficiencia de boro, en una plantación de Pinus radiata y Pinus oocarpa, del vergel cerca de Mucurubá, estado Mérida, Venezuela. En áreas donde las precipitaciones son adecuadas, los síntomas de deficiencia pueden aparecer si se presenta un período de sequía largo.

foto01-B.jpg (14935 bytes)

Las plantas con deficiencias presentaron una forma arbustiva, muerte regresiva del meristema apical, rebrote de las yemas laterales, que permanecían enanas sin alcanzar un buen desarrollo, muriendo posteriormente. Las acículas presentaronboro01.jpg (14943 bytes) clorosis que se iniciaba en las puntas, extendiéndose hacia la base. En Pinus oocarpa, las acículas se mostraron retorcidas aparentando un tirabuzón. Los ápices vegetativos en algunos casos se doblan formando una jota, así mismo se presentó una abundante resina blanquecina en el tallo. La deficiencia de boro en Pinus caribaea, se caracteriza por la presencia de bandas necróticas en las acículas. Las acículas en fascículo se reducen. Se evidencia la exudación de resina en diferentes partes de la planta. El meristema apical toma la forma de un bulbo, siguiendo la muerte regresiva que se acentúa al transcurrir el tiempo. El crecimiento en longitud de las plantas cesa, presentándose un aspecto achaparrado.

 

Proporciones aproximadas en las plantas: Las proporciones de boro en las plantas varía entre 2-75 ppm en base al peso seco. Las deficiencias de boro en una gran cantidad de plantas, está caracterizada por niveles menores de 15 a 20 ppm en la materia seca. Los niveles adecuados se encuentran entre 25 a 100 ppm; mientras que cantidades superiores a 200 ppm están asociados a síntomas de toxicidad. El contenido crítico de B se consideró de 8 ppm, pero trabajos realizados en Australia indican que este nivel varía con la precipitación. El contenido de boro en acículas de Pinus caribaea que crece en una solución nutritiva completa es de 35,6 ppm, mientras que las acículas de las plantas deficientes muestran un contenido de 11,2 ppm. Las deficiencias de boro se pueden corregir aplicando bórax soluble Na2B4O7.jpg (7401 bytes)que contiene 10% de B, aunque su impacto es de vida corta. Actualmente se recomienda utilizar borato de calcio por ser más apropiado.

Ir al principio


 

CLORO

Símbolo: Cl, elemento químico, electronegativo, no metálico, segundo miembro más ligero de los elementos halógenos, del grupo VIIa de la tabla periódica, gas industrial corrosivo. Por su gran actividad química, no se encuentra libre en la naturaleza, sino combinado con otros metales en forma de cloruros. Es un gas amarillo verdoso, de olor penetrante, desagradable e irritante.

Etimología del nombre y del símbolo: Se deriva del griego chloros, que significa verde amarillento.

Número atómico: 17

Peso atómico: 35,453

Punto de fusión: -103ºC

Punto de ebullición: -34ºC

Densidad: (1 atm, 0ºC) 3,214 g/litro

Estado común de oxidación: -1, +1, +3, +5, +7

Estado natural: El cloro comprende cerca de 0,031% de la corteza terrestre. En forma libre ha sido reportado como un constituyente muy pequeño de los gases volcánicos de los cuales el cloruro de hidrógeno es un componente relativamente común. El cloro, en la forma iónica Cl-, es el principal anión presente en las aguas oceánicas (1,9% en peso) y en los mares interiores como el mar Caspio, el mar Muerto y el gran lago salado de Utah. Se hallan pequeñas cantidades de cloro en rocas ígneas, con un valor promedio de 500 ppm. Los principales minerales portadores de cloro son, cloroapatita, sodalita y scapolita. En las regiones áridas, especialmente en la vecindad de lagos salados, el Cl se puede acumular sobre la superficie del suelo, permanente o estacionalmente formando costras salinas. Los minerales de cloro liberan este elemento por meteorización. Los cloruros se encuentran ampliamente distribuidos en la naturaleza, ya que gran cantidad de éstos son transportados del mar hacia el interior de los continentes, donde se precipitan en forma de lluvia. El elemento cloro se presenta en los suelos como cloruro, en esta forma es fácilmente lavado, excepto en los suelos alofánicos que retienen varios miliequivalentes de Cl- por cada 100 g de suelo, especialmente con pH bajo donde las cargas positivas aumentan.

Características generales: El cloro es un elemento esencial para el desarrollo de las plantas superiores y animales superiores, donde actúa en la producción del ácido clorhídrico necesarios para la digestión, estando el cloruro sódico normalmente incluido en su dieta para suplir estas necesidades.

El anión cloruro (Cl-) es absorbido por las plantas de la solución del suelo, sin embargo no se ha reportado la pérdida de un cultivo por deficiencia de cloruro.Se ha observado que los cultivos de tabaco y cebada aumentan su rendimiento al abonar con cloruros.

El ión cloruro es un regulador de la presión osmótica y produce el balance de los cationes en la savia celular de las células vegetales. Una de las funciones del Cl- es la de actuar como anión durante los flujos rápidos de k+.jpg (5138 bytes), contribuyendo así a mantener la turgencia, como en el caso de la distensión de las células guardianes. La pérdida de la turgencia celular es un síntoma de la deficiencia de ión Cl-.

El ión Cl- es esencial en el proceso de la liberación de oxígeno por cloroplastos aislados, en el Fotosistema II de la fotosíntesis.

Síntomas de deficiencia: Consiste en el marchitamiento de las hojas, clorosis, seguida por un bronceado, que finaliza en necrosis. Las raíces se vuelven enanas, pero gruesas o en forma de mazo cerca del ápice.

Proporciones aproximadas en las plantas: Las cantidades de cloruros encontradas en las plantas varían entre 100 - 300 ppm en base al peso seco. En plantas de papa (Solanum tuberosum) se han reportado deficiencias en cantidades en hojas de 0,21 ppm. Las concentraciones para un crecimiento normal de la planta oscila en un rango de 0,21 y 6 ppm.

Ir al principio


MOLIBDENO

Símbolo: Mo, elemento químico, de color gris-plata, metal de transición del grupo VI b de la tabla periódica, utilizado por las plantas. Este elemento no se encuentra libre en la naturaleza.

Etimología del nombre y del símbolo: Se deriva del griego molybdos, que significa plomo, derivado de la antigua creencia de que el mineral molibdenita como el grafito, eran compuestos de plomo.

Número atómico: 42

Peso atómico: 95,94

Punto de fusión: 2610 ºC

Punto de ebullición: 5560 ºC

Densidad: 10,2 g/cm3 a 20ºC

Estado común de oxidación: 0, 2, 3, 4, 5, 6

Estado natural: Es un elemento relativamente raro. El contenido promedio de Mo en la litosfera es de 2,3 ppm. El contenido total de molibdeno en los suelos varía de 0,2 a 5 ppm, estando el valor promedio cercano a 2 ppm. Los ácidos diluidos o el acetato de amonio neutro normal, usualmente extraen menos de 0,2 ppm. El molibdeno existe en el suelo bajo tres formas, disuelto en la solución del suelo como ión molibdato, MoO42HMo.jpg (7373 bytes), adsorbido en forma intercambiable y no intercambiable, como constituyente de los minerales del suelo y de la materia orgánica.

El molibdeno soluble. La concentración de ión molibdato en la solución del suelo es muy pequeña, variando su disponibilidad con el pH y con el estado del fósforo. Esta aumenta con el pH y si se encala un suelo incrementando su pH de 5,4 a 6,4 puede aumentar el contenido foliar de Mo en 500%.

El molibdeno intercambiable. La absorción del ión molibdato, se parece a la del sulfato y fosfato. Es probable que se intercambie con iones hidróxilos de los minerales arcillosos y óxidos hidratados. Los iones sulfato compiten débilmente y los iones fosfato fuertemente con los iones molibdatos por sitios de intercambio. En este sentido se ha observado que la absorción de molibdato aumenta al caer el pH y que la absorción cause un aumento en el pH de la solución de equilibrio. Además, el ión molibdato se ha reportado fijado en forma no-intercambiable por óxidos de hierro hidratados, durante el proceso de laterización.

El molibdeno no intercambiable. Se encuentra en rocas ígneas como molibdenita MoS2.jpg (6029 bytes)y como el molibdato primario powelita CaMoO4.jpg (6503 bytes) y wulfenita MoO4Pb.jpg (6613 bytes), también se encuentra presente en la olivina y minerales arcillosos. En el suelo el molibdeno se encuentra presente en la materia orgánica y en óxidos hidratados.

Características generales: Grandes cantidades de molibdato pueden ser absorbidas por las plantas sin efectos tóxicos. El molibdato es un ácido débil que pude formar complejos polianiónicos con el fósforo, como el fosfomolibdato, posiblemente altas concentraciones son secuestradas bajo esta forma en las plantas. Gran parte del molibdeno se encuentra en la enzima nitrato reductasa de las raíces y tallos de las plantas superiores, la que cataliza la reducción del ión nitratoNO3000.jpg (5949 bytes)a nitrito NO2000.jpg (5941 bytes). La nitrato reductasa de las plantas superiores se encuentra como una molibdoflavoproteina soluble, que en las hojas puede estar asociada con la envoltura de los cloroplastos. La enzima oxidada contiene casi siempre molibdeno M+5.jpg (5479 bytes). La enzima nitrato reductasa tiene el molibdeno enlazado de una forma reversible.

En las raíces noduladas de las plantas fijadoras de nitrógeno, el molibdeno se encuentra casi todo en la enzima nitratoreductasa y en la nitrogenasa de los bacteroides nodulares. Aunque los microorganismos poseen otras enzimas con molibdeno (sulfito oxidasa, aldehido oxidasa, xantina deshidrogenasa y oxidasa), no existen evidencias de la presencia de estas enzimas en las plantas superiores. La enzima nitrogenasa es actualmente un constituyente de las bacterias simbióticas y actinomicetes, mientras que la nitratoreductasa es la única enzima con Mo en las plantas superiores. Las plantas superiores pueden crecer en ausencia de Mo si se les suministra el nitrógeno en la forma de ión amonio nh4++.jpg (5939 bytes).

El molibdeno es absorbido por las raíces de las plantas en forma de ión molibdatoMo04-4.jpg (6413 bytes).

Síntomas de deficiencia: Las deficiencias de molibdeno no son comunes en huertos forestales, aunque al presentarse se pude reducir la fijación de nitrógeno en las plantas noduladas, fijadoras de nitrógeno. Las deficiencias de Mo se han reportado en hortalizas como el coliflor y el brócoli, donde se presenta la cola de látigo. Los síntomas se caracterizan por una clorosis entre las venas, que ocurre primero en las hojas viejas y que luego progresa hacia las hojas jóvenes.

En algunos casos, como en la enfermedad de "cola de látigo", las plantas no se tornan cloróticas, sino que las hojas jóvenes crecen de forma enrollada, muriendo posteriormente. Cuando los suelos son ácidos, el encalado aumenta la disponibilidad de molibdeno, eliminando o reduciendo la severidad de esos desórdenes nutricionales.

Proporciones aproximadas en las plantas: Normalmente se encuentra una parte por millón de Mo en base al peso seco de tejido foliar sano. En general las proporciones de molibdeno encontradas en las plantas varían entre 0,01 a 505 ppm en base al peso seco del tejido; mientras que los niveles aceptables se encuentran por encima de 0,6 ppm en hojas. Se han reportado deficiencias con cantidades que varían entre 0,01 - 0,6 ppm en base al peso seco.

Ir al principio

 



OLIGOELEMENTOS CATIONICOS (Zn,Fe,Cu,Mn,Ni)
 
 
 
CINC
 
Símbolo: Zn, elemento químico, metálico de bajo punto de fusión, perteneciente al grupo IIb (grupo de Zinc) de la tabla periódica, esencial para la vida y uno de los metales más ampliamente utilizados. Es un metal blanco cristalino, quebradizo a la temperatura ordinaria. No se encuentra puro en la naturaleza.
 
Etimología del nombre y del símbolo: La palabra cinc se deriva del griego Zink, y fue usada por primera vez por Paracelso en el siglo XVI y se aplicó a un metal que traían de las Indias Orientales con el nombre de "Tutanego".
 
Número atómico: 30
 
Peso atómico: 65,37
 
Punto de fusión: 419ºC
 
Punto de ebullición: 907ºC
 
Densidad: 7,13 g/cm3 a 20ºC
 
Estado común de oxidación: +2
 
Estado natural: El cinc constituye cerca de 65 gramos por cada tonelada de corteza terrestre (0,0065%). La abundancia promedio de cinc en la litosfera es de 8 ppm. Los suelos normales contienen entre 10-30 ppm de cinc total, lo que no se correlaciona con su disponibilidad.
 
En cinc se encuentra en suelos y rocas en la forma divalente Zn2+.jpg (5360 bytes). El contenido de cinc soluble aumenta al disminuir el pH y viceversa. El carbonato de calcio también reduce fuertemente su disponibilidad. El encalado excesivo produce una deficiencia del elemento. El cinc es adsorbido de una forma intercambiable por los minerales y la materia orgánica del suelo. El cinc se puede fijar sobre ciertos minerales como la bentonita, kaolinita, moscovita, biotita, arcilla magnética y vermiculita, bajo esa forma no es aprovechable por las plantas. En la fracción mineral de los suelos el Zn se encuentra principalmente en minerales ferromagnéticos, tales como la biotita, magnetita, hornblenda y sulfuro de cinc (ZnS). Muchos de estos minerales son meteorizados y el Zn liberado se absorbe probablemente a los coloide, como un catión divalente (Zn2+.jpg (5360 bytes))o forma complejos con la materia orgánica.
 
Características generales: El cinc es un microelemento esencial que sirve como cofactor enzimático, con muchas funciones, ya que el Zn debe ser esencial para la actividad, regulación y estabilización de la estructura protéica o una combinación de estas. Existen tres enzimas vegetales donde se ha realizado la determinación del Zn enlazado, que son: deshidrogenasa alcohólica, anhidrasa carbónica y la dismutasa de superóxidos. Sin embargo, la producción de la deficiencia de Zn en plantas con su efecto drástico sobre la actividad enzimática, desarrollo de los cloroplastos, contenido de proteínas y ácidos nucleicos, más la dependencia de algunas enzimas aisladas de la adición de Zn, hacen pensar que las mismas enzimas dependientes de Zn en otros organismos, dependerán de Zn en las plantas superiores también. Así mismo, hay interés en conocer las propiedades del Zn que hacen que este elemento sea requerido por la anhidrasa carbónica, varias deshidrogenasas, superóxido - dismutasa, la piridin nucleotido deshidrogenasa, ARN y ADN polimerasas, fosfatasa alcalina, fosfolipasas, carboxi y amino peptidasas, síntesis de triptófano y ácido indolacético, estabilidad ribosomal, así mismo tiene otras funciones como cofactor de enzimas.
 
Síntomas de deficiencia: Los primeros síntomas de deficiencia de Zn observados en el campo son la hoja pequeña y en roseta de los árboles frutales, lo que resulta en la reducción en tamaño de las hojas y de la longitud de los entrenudos. El pino de Monterrey de Australia presenta un síntoma bien definido de esta deficiencia, la que consiste en el tope aplastado. Dependiendo del cultivo, el trastorno se denomina con media docena de nombres diferentes, tales como la yema blanca (en el maíz y el sorgo), hoja moteada o "frenching" (citrus) y la hoja falcada (cacao). Los síntomas de deficiencia en maíz incluyen la clorosis y el achaparrado de las plantas; también las hojas de los nuevos brotes muestran unas bandas amarillas a blancuzcas en la parte inferior de las hojas.
 
Proporciones aproximadas en las plantas: Las proporciones de Zn en las plantas varían entre 3 a 150 ppm en base al peso seco, mientras que los niveles de deficiencia del elemento en las hojas se encuentran por debajo de 20 a 25 ppm en base al peso seco. Los niveles apropiados caen entre 25 a 150 ppm, pero cuando sobrepasan los 400 ppm, pueden ser excesivos, produciendo toxicidad.

Ir al principio



HIERRO

Símbolo: Fe, elemento químico metálico de transición, perteneciente al grupo VIII de la tabla periódica, el metal más usado y barato, ferromagnético, esencial para la vida biológica. El hierro puro es de color blanco, es dúctil y maleable. No se encuentra libre en la naturaleza, sino formando aleaciones.

Etimología del nombre y del símbolo: Su nombre se deriva del Latín ferrum, que significa hierro.

Número atómico: 26

Peso atómico: 55,847

Punto de fusión: 1535ºC

Punto de ebullición: 3000ºC 1

Densidad: 7,86 g/cm3 a 20ºC

Estado común de oxidación: +2 , +3, +4, +6

Estado natural: El hierro constituye el 5% de la corteza terrestre, segundo en abundancia después del aluminio entre los metales y cuarto en abundancia detrás del oxígeno y sílice. El hierro que constituye el centro de la tierra, es el elemento más abundante como un todo (cerca del 35%), encontrándose también en el sol y las estrellas.

El hierro en el suelo existe en forma divalente y trivalente. Muchos suelos cultivados tienen un bajo contenido de hierro disuelto en la solución del suelo y adsorbido en forma intercambiable.

Altas concentraciones de hierro disuelto se encuentran en suelos forestales podzólicos. El hierro en la forma ferrosaFe2+.jpg (5739 bytes) entra en el complejo de intercambio iónico de los suelos. La forma férrica Fe3+.jpg (5723 bytes)es fuertemente adsorbida por los coloides del suelo, con los que forma complejos con los ácidos húmicos y coloides orgánicos; sin embargo, puede ser transportado por el agua . El contenido de hierro férricoFe3+.jpg (5723 bytes) aumenta al aumentar la acidez, alcanzando grandes concentraciones solamente en suelos muy ácidos, con pH menores de 3 y en suelos ricos en ácidos húmicos y coloides capaces de formar complejos solubles con hierro. Los suelos bajo condiciones reductoras o anegados tienen un alto contenido de hierro ferrosoFe2+.jpg (5739 bytes).

El hierro no intercambiable está presente en varios minerales primarios, tales como biotita, hornblenda, augita y olivina. El hierro se encuentra en cantidades apreciables en los minerales oxidados hidratados similares a la geotita y limonita Fe2o3H2O.jpg (6867 bytes), y como sulfuros en las piritasS2Fe.jpg (5779 bytes). Se encuentra también presente en complejos orgánicos.

Características generales: El hierro es un microelemento esencial, forma parte de citocromos, proteínas y participa en reacciones de oxido-reducción. En las hojas casi todo el hierro se encuentra en los cloroplastos, donde juega un papel importante en la síntesis de proteínas cloroplásticas. También forma parte de una gran cantidad de enzimas respiratorias, como la peroxidasa, catalasa, ferredoxina y citocromo-oxidasa.

Presumiblemente el ión requerido en el metabolismo es el ferroso Fe2+.jpg (5739 bytes), en cuya forma es absorbido por la planta, ya que es la forma de mayor movilidad y disponibilidad para su incorporación en estructuras biomoleculares.Ciertamente el ión férrico Fe3+.jpg (5723 bytes)se forma y parte de éste es translocado a las hojas como un quelato aniónico del citrato, donde aparece como una ferrifosfoproteina, la fitoferritina. Mediante microscopía electrónica se ha demostrado la presencia de gránulos de fitoferritina en cloroplastos en vías de desarrollo y senescencia.

El hierro participa en reacciones de óxido-reducción en proteínas con y sin el grupo heme. Las metaloproteinas con hierro participan en reacciones de óxido-reducción como deshidrogenasas y agentes reductores (proteínas Fe-S y ferredoxina), acopladas a reacciones de transferencia de electrones (citocromos del tipo b y c), oxidasas (citocromo-oxidasa), peroxidasas (catalasa y peroxidasa), oxigenasas con y sin heme (citocromo P450, monoxigenasa y dioxigenasa). Aunque sin haber una reacción de oxido-reducción, en la oxigenación reversible de la leghemoglobina (presente en los nódulos de las raíces de leguminosas), participan propiedades de coordinación similares a la asociación porfirina-Fe2+.jpg (5739 bytes).

A pesar de que la mayor parte del hierro activo de la planta, participa en reacciones de óxido-reducción a nivel de cloroplastos, mitocondrias, peroxisomas, existe un requerimiento de hierro en la síntesis de porfirinas, la cual se pone de manifiesto en la clorosis producida por carencia de hierro. En la enzima aconitasa el ión ferrosoFe2+.jpg (5739 bytes)se une al ión citrato y a la enzima en el sitio catalítico; no conociéndose aún el requerimiento específico del ión ferroso Fe2+.jpg (5739 bytes).

En los microorganismos procariotes fijadores de nitrógeno, el hierro forma parte del complejo enzimático nitrogenasa, la cual consta de dos componentes, que se conocen actualmente como proteína 1 (llamada antiguamente molibdoferredoxina) y proteína 2 (llamada antiguamente azoferredoxina). La proteína 2 es una proteína con azufre y hierro, muy sensible al oxígeno, que contiene 4 átomos de hierro y 4 átomos de azufre. La proteína 1 contiene 2 átomos de Mo, 24 átomos de Fe y 24 átomos de S. La nitratoreductasa, contiene una hemina, la sirohemina que contiene 6 átomos de hierro y 4 átomos de azufre, por mol de sirohemina.

Síntomas de deficiencia: En suelos ácidos se puede inducir una deficiencia de hierro cuando se presentan metales pesados en exceso, como Zn, Cu, Mn ó Ni. Un exceso de manganeso en el suelo se ha reportado como causa de una deficiencia de hierro en piña (Ananas comosus) y un exceso de cobre como causante de clorosis en naranjos de la Florida. La deficiencia de hierro producida por la presencia de metales pesados, se puede corregir utilizando un quelato de hierro sintético, el ácido etilendiamina tetra-ácetico (Fe-EDTA).

foto01-Fe.jpg (13441 bytes)

El efecto más característico de la deficiencia de hierro es la incapacidad de las hojas jóvenes para sintetizar clorofila, tornándose cloróticas, y algunas veces de color blanco. El hierro es virtualmente inmóvil en la planta, quizás porque es precipitado como un óxido insoluble o en las formas de fosfatos férricos inorgánicos y orgánicos. La entrada de hierro en la corriente floemática es disminuida probablemente por la formación de esos compuestos insolubles. En todo caso, una vez que el hierro es llevado a un órgano por el xilema, su redistribución es fuertemente limitada.

La deficiencia de hierro en Pinus caribaea, se caracteriza porque las acículas terminales presentan una clorosis acentuada, que se torna de un amarillo pálido, mientras que las acículas basales permanecen verdes. Las zonas más jóvenes del tallo muestran un color crema claro que se puede tornar blanquecino. Se observa en algunas acículas necrosis apical. Las plantas muestran raquitismo y en la fase más avanzada, se afecta todo el desarrollo de la planta.

Proporciones aproximadas en las plantas: El contenido de hierro en los tejidos normales varía de 10-1500 ppm de peso seco, dependiendo de la parte de la planta y de la especie. En árboles de Citrus sinensis, se han observado deficiencias con cantidades en las hojas que oscilan entre 16 - 68 ppm y en Persea americana con cantidades en hojas de 26 - 40 ppm.

El contenido de hierro en acículas de Pinus caribaea que crecía en una solución nutritiva completa fue de 73.5 ppm, mientras que en las plantas con síntomas de deficiencia mostraban una concentración de 21 ppm.

Ir al principio



COBRE

Símbolo: Cu, elemento químico, metal extremadamente dúctil, perteneciente al grupo Ib de la tabla periódica, buen conductor del calor y de la electricidad. El cobre rojizo es hallado en estado metálico libre en la naturaleza.

Etimología del nombre y del símbolo: El cobre se representaba por el espejo de venus ; como los romanos lo obtuvieron primeramente en la isla de Chipre, del nombre de ésta deriva su nombre latino, cuprum, que significa cobre.

Número atómico: 29

Peso atómico: 63,546

Punto de fusión: 1083ºC

Punto de ebullición: 2595ºC

Densidad: 8,92 g/cm3 a 20ºC

Estado común de oxidació: +1, +2.

Estado natural: El contenido promedio en la litosfera es de 70 ppm.; mientras que el contenido total de cobre en el suelo varía entre 2 a 100 ppm, de los cuales 1 ppm puede ser extraída con HCl diluido.

En los suelos el cobre se encuentra presente principalmente en la forma divalente. La concentración de Cu en la solución del suelo ordinario puede llegar a valores tan bajos como 0,01 ppm; mientras que la cantidad soluble en agua no excede de 1 ppm, esto es aproximadamente 1% del Cu total. Se considera que la fracción principal del Cu disuelto existe como complejo soluble de ácidos orgánicos, tales como cítrico y oxálico.

El cobre intercambiable está firmemente adsorbido especialmente por la materia orgánica del suelo. El ión Cu2+.jpg (5372 bytes) en una gran proporción es fijado por el humus, en una forma más estable que por la forma ordinaria intercambiable adsorbida. Se ha demostrado experimentalmente que el Cu es adsorbido más firmemente por los suelos orgánicos, que por los suelos minerales. El Cu no intercambiable se considera unido parcialmente a la materia orgánica, como complejos estables o como constituyentes de residuos de plantas y parcialmente en minerales primarios y secundarios. El Cu orgánico se hace disponible solamente después de la mineralización. La distribución de Cu entre los componentes inorgánicos y orgánicos del suelo varía notablemente con el contenido de humus.

El compuesto más importante de cobre en las rocas primarias es la calcopirita CuFeS2.jpg (6369 bytes) y minerales de las rocas ígneas básicas. En suelos inundados, el cobre se presenta también como CuS o posiblemente como Cu2s.jpg (5661 bytes), que al exponerse al aire se oxidan a sulfato. En los suelos se han hallado así mismo, carbonatos y fosfatos de cobre.

Las deficiencias de cobre se detectan en suelos orgánicos ácidos, en suelos derivados de rocas ígneas muy ácidas y en suelos lixiviados de textura gruesa. Cantidades considerables de Cu, son añadidas al suelo asperjado como plaguicidas. En algunas regiones de Centroamérica se ha reportado una concentración de 1000 ppm de cobre en los 10 cm superiores del suelo. En la región vitícola de Mosell en Alemania, donde se utilizó el Cu por más de 30 años, se reportó un contenido de Cu en suelos de 925 ppm; mientras que los suelos no asperjados mostraron solamente 50-80 ppm.

Características generales: El cobre es un microelemento constituyente de ciertas enzimas, incluyendo la oxidasa del ácido ascórbico (Vitamina C), tirosinasa, citocromo-oxidasa y la plastocianina que es una proteína de color azul, que se encuentra en los cloroplastos.

El cobre enlazado participa en enzimas de óxido-reducción, con la excepción de ciertas amino oxidasas y galactosa oxidasas, este elemento participa en reacciones de óxido-reducción.

Una gran parte de las enzimas con cobre reaccionan con O2.jpg (5157 bytes) y lo reducen a h2o2-h2o.jpg (6576 bytes)(tirosinasa, laccasa, ácido ascórbico oxidasa, mono y diamino oxidasa, D-galactosa oxidasa, citocromo oxidasa). La enzima superoxido-dismutasa, que en las plantas es una enzima que requiere Cu y Zn, reacciona con iones de superóxido en lugar de O2.jpg (5157 bytes).

La principal proteína red-ox sin funciones de oxidasa es la plastocianina, que suministra equivalentes de reducción al fotosistema I, siendo así el elemento terminal en la cadena transportadora de electrones del cloroplasto.

Resumiendo podemos decir que el cobre provee a la planta con un metal, que en su estado reducido Cu+.jpg (5643 bytes) se enlaza y reduce el O2.jpg (5157 bytes). En su forma oxidada ( Cu2+.jpg (5372 bytes)), el metal es realmente reducido. En los complejos formados con proteínas, tiene un alto potencial de oxido-reducción. El Cu forma parte de la fenol oxidasa, que cataliza la oxidación de compuestos fenólicos a cetonas durante la formación de la lignina y en la curtiembre.

Síntomas de deficiencia: La disponibilidad depende de las cantidades relativas de Cu intercambiable en las formas minerales y complejos orgánicos. La primera deficiencia de Cu se reportó en el estado de Florida (USA), en 1875, dando origen a síntomas que se conocen como exantema o muerte regresiva de las cítricas. Un exceso de cobre puede inducir una deficiencia de hierro, como ha sido observado en Citrus.

Las plantas presentan muy raramente deficiencias de cobre, ya que este elemento se encuentra disponible en casi todos los suelos, las deficiencias de cobre son conocidas más que todo a partir de estudios en cultivos hidropónicos. En la deficiencia de Cu las hojas jóvenes se colorean de verde oscuro, se doblan y adquieren malas formas, algunas veces muestran manchas necróticas. En Pinus radiata se caracteriza por detención del crecimiento, el tallo se dobla por una lignificación deficiente, que resulta de un nivel insuficiente de Cu para el funcionamiento de la enzima lignina-oxidasa, necesaria para la síntesis de lignina.

Proporciones aproximadas en las plantas: Las proporciones aproximadas de Cu en las plantas varían entre 2 a 75 ppm en base al peso seco. Las plantas deficientes presentan cantidades foliares menores de 4 ppm en base al peso seco. El rango de Cu para un crecimiento normal cae usualmente entre 5 a 20 ppm, mientras que por encima de 20 ppm se pueden observar síntomas de toxicidad.

Ir al principio



MANGANESO

Símbolo: Mn, elemento químico, blanco grisáceo, quebradizo, más duro que el hierro, metal de transición perteneciente al grupo VIIb de la tabla periódica, esencial para la fabricación de acero. Se oxida como el hierro, sin embargo no es magnético, no se encuentra libre en la naturaleza.

Etimología del nombre y del símbolo: Se deriva del Italiano Manganese, forma viciada del Griego magnesia, del Francés manganese. El metal fue aislado por Gahn en 1774 y fue llamado manganeso, elemento que se obtenía de la Magnesia alba.

Número atómico: 25

Peso atómico: 54,938

Punto de fusión: 1244ºC

Punto de ebullición: 2097ºC

Densidad: 7,20 a 20ºC

Estado común de oxidación: +2, +3, +4, +6, +7

Estado natural: El manganeso en los suelos tiene valencias 2, 3 y 4. En la solución del suelo y en forma intercambiable se presenta principalmente como Mn2+.jpg (5557 bytes), los iones Mn3+.jpg (5450 bytes) y Mn4+.jpg (5457 bytes) forman óxidos prácticamente insoluble. La abundancia del manganeso total en suelos minerales varía entre 300 a 7000 ppm, aunque algunas veces se encuentran contenidos menores o mucho mayores. En muchos suelos la fracción principal del manganeso se encuentra bajo la forma no-intercambiable y difícilmente soluble.

El contenido de las diferentes fracciones de Mn en los suelos, es muy variable. Se encuentra en forma de distintos óxidos y óxidos hidratados, como parte de silicatos y carbonatos.

La parte importante del Mn en suelos se encuentra presente como óxidos insolubles, el más común parece ser la pirolusita como Mn4+.jpg (5457 bytes), tanto en la forma hidratada como activa, MnO22H2O.jpg (6602 bytes) y en la forma cristalizada e inerte MnO2.jpg (5749 bytes). Existen evidencias de la presencia de la forma trivalente de óxido de Mn, braunita, MnO3nH.jpg (6764 bytes). Se considera presente en los suelos la husmanita, un óxido mangano mangánico Mn3O4.jpg (5862 bytes). Suelos ligeramente meteorizados pueden contener también cantidades considerables de Mn2+.jpg (5557 bytes) junto con Fe2+.jpg (5739 bytes) como constituyentes de minerales silicados, entre los que el silicato oscuro es el que contiene más manganeso. La biotita contiene hasta 1% de MnO, augita 0,4%, hornblenda 0,3% y la moscovita 0,1%.Así mismo la piedra caliza y la dolomita algunas veces tienen alto contenido de Mn.

Los principales factores del suelo que determinan la disponibilidad del Mn son el pH y las condiciones de óxido-reducción. Los valores de pH entre 6 y 6,5 parecen ser críticos. Valores bajos favorecen la reducción, mientras que valores altos favorecen la oxidación.

Las plantas pueden utilizar con seguridad el Mn2+negrita.jpg (5360 bytes) y es casi seguro que no pueden usar el Mn4+.jpg (5457 bytes), mientras que se desconoce su capacidad para absorber apreciables proporciones de Mn3+.jpg (5450 bytes), el que es muy inestable. Se cree que existe un equilibrio dinámico entre las formas de Mn, de modo que la formaMn4+.jpg (5457 bytes) es muy probable que se de en suelos alcalinos, la forma Mn3+.jpg (5450 bytes) probablemente está favorecida por valores de pH del suelo próximos a la neutralidad y la forma divalente(Mn2+.jpg (5557 bytes))se encuentra en suelos ácidos. Se cree que los microorganismos son principalmente responsables de su oxidación entre pH 5 y 7.9, mientras que la oxidación no biológica es marcada solamente por encima de pH 8.

Características generales: Es un microelemento esencial para la síntesis de clorofila, su función principal está relacionada con la activación de enzimas como la arginasa y fosfotransferasas. Participa en el funcionamiento del fotosistema II de la fotosíntesis, responsable de la fotólisis del agua. El Mn puede actuar en el balance iónico como un contra-ión reaccionando con grupos aniónicos .

El Mn es absorbido por las raíces en la forma de Mn2+negrita.jpg (5360 bytes)que es la forma biológicamente activa, mediante un proceso que demanda energía, el que se retarda en presencia de los iones divalentes Mg2+.jpg (5726 bytes)y Ca2+.jpg (5386 bytes). Se mueve en la planta principalmente como ión libre en el floema.

Se ha encontrado que un gran número de enzimas aisladas del metabolismo itermedio, son activadas por Mn2+.jpg (5557 bytes). Las proteínas lectinas, como la concanavalina A enlaza Mn2+.jpg (5557 bytes) y Ca2+.jpg (5386 bytes) a través de residuos carboxilados e imidazoles, atribuyéndose las necesidades de estos cationes para el mantenimiento de la conformación protéica.

En la fotolisis del agua se requiere Mn fuertemente enlazado en el lado oxidante del fotosistema II. La liberación de O2.jpg (5157 bytes) por la fotosíntesis depende del enlace en cuatro Mn por cada centro de reacción de la P68O, con una fuerte indicación de que el complejo Mn-proteína, participa directamente en el almacenamiento de los cuatro equivalentes de oxidación, requeridos para la transferencia de 4 electrones de dos moléculas de H2O.jpg (5453 bytes), para producir O2.jpg (5157 bytes). No ha sido establecido aún el papel que juega el Mn en las reacciones de óxido-reducción.

Síntomas de deficiencia: Las deficiencias de Mn son más comunes en suelos orgánicos que en inorgánicos. El Mn se encuentra generalmente presente en las mismas formas en los tipos de suelos, sin embargo la proporción de Mn encontrada formando complejos con la materia orgánica es mucho más alta en suelos orgánicos. foto01-Mn.jpg (11736 bytes)

Las deficiencias de Mn no son muy comunes, a pesar de que cirtos desórdenes como la "mancha gris" de la avena (Avena sativa) es conocida desde hace muchos años y es controlada tratando las plantas con sales de manganeso. Los síntomas de deficiencia de Mn pueden ocurrir tanto en hojas jóvenes como en hojas viejas y comprenden una amplia variedad de formas cloróticas y manchas necróticas. Los síntomas iniciales son frecuentemente una clorosis entre las venas, tanto en hojas jóvenes como viejas, dependiendo de las especies, seguida de lesiones necróticas. En estudios ultraestructurales realizados en cloroplastos de espinaca, se ha observado que la ausencia de Mn causa una desorganización del sistema de membranas internas de estos organelos, con muy poco efecto sobre la estructura del núcleo y las mitocondrias. El Mn es relativamente inmóvil, pero tóxico en altas concentraciones. Las concentraciones de Mn en las hojas se aproxima a los niveles tóxicos, sin embargo se observan deficiencias de Mn en árboles plantados en suelos calcáreos.

La deficiencia de Mn en Pinus caribaea se caracteriza porque las acículas terminales y en fascículo presentan una clorosis ligera. Las acículas situadas cerca del meristema apical muestran un mosaico necrótico progresivo, con una coloración que varía de crema a gris. En un estado avanzado de deficiencia se desecan las acículas de la mitad de la planta hacia arriba, esta necrosis puede comenzar de la parte media de la acícula, avanzando luego en ambas direcciones. Las plantas deficientes en Mn se marchitan y tienen aspecto raquítico.

Proporciones aproximadas en las plantas: Varían entre 5 y 1500 ppm en base al peso seco. En muchas plantas, las hojas con síntomas de deficiencia poseen niveles de Mn menores de 20 ppm en base al peso seco. Los niveles aceptables y no excesivos de Mn, caen en el rango de 20 -500 ppm, mientras que cantidades superiores a 700 ppm se consideran tóxicas. El contenido de Mn en acículas de Pinus caribaea que crecían en soluciones nutritivas completas fue de 144,6 ppm, mientras que las plantas que mostraban los síntomas de deficiencia del elemento tenían una concentración de 22,9 ppm.

Ir al principio



NÍQUEL

Símbolo: Ni, elemento químico, metal ferromagnético de transición perteneciente al grupo VIII de la tabla periódica, resistente a la oxidación y corrosión, de color blanco plateado, más fuerte y duro que el hierro, se utiliza para acuñar monedas.

Etimología del nombre y del símbolo: Se deriva del Alemán " kupfernickel", fue aislado por el químico Suizo, Baron Axel Fredrick Cronstedt, en 1751, a partir de un mineral que contenía arseniuro de níquel.

Número atómico: 28

Peso atómico: 58, 71

Punto de fusión: 14530 C.

Punto de ebullición: 27320 C.

Densidad: 8,90 ( a 200 C ).

Estado de oxidación: -1, 0, +1, +2, +3, +4. Aunque el níquel de valencia +2 es el más común.

Estado natural: Es un componente común de las rocas ígneas. Las fuentes más importantes son la pentandlita, encontrada con la pirrotita y calcopirita, así como con lateritas que contienen níquel como la garnierita. El níquel constituye cerca de 0,016 por ciento de la corteza terrestre. Las plantas lo absorben en forma de catión divalente Ni+2-negrita.jpg (5262 bytes) que es muy escaso en la solución del suelo , aunque puede ser más abundante en los suelos de serpentinas. En este caso resulta tóxico para la mayor parte de las especies, aunque existen algunas que lo toleran bien y pueden utilizarse como plantas indicadoras de yacimientos. En ellas, el níquel se inactiva formando complejos con ácidos orgánicos.

Características generales: El níquel forma parte de la metaloenzima ureasa (que contiene dos átomos por molécula) , la cual descompone la urea en amoníaco y dióxido de carbono. Resulta entonces esencial para las plantas que se abonan con urea o con sus derivados( por ejemplo, en la fertilización foliar), jugando entonces un papel importante en el metabolismo nitrogenado. Algunos investigadores han reportado respuestas en plantas a la adición de Ni, cuando se ha utilizado urea como fuente de nitrógeno. Se ha estimulado el crecimiento al añadir Ni en arroz, soya y cultivo de tejidos de tabaco, y en Lemna paucicostata cuando se ha utilizado la urea como fuente única de nitrógeno. En la soya el Ni aumenta la actividad de la ureasa foliar, impidiendo la acumulación de niveles tóxicos de urea.

El Ni participa en el metabolismo normal del nitrógeno de las leguminosas.

Síntomas de deficiencia: Las leguminosas deficientes en Ni, acumulan urea que es el agente causal de la necrosis de los folíolos. La urea es producida durante el metabolismo nitrogenado normal de las plantas superiores y el Ni evita la acumulación de concentraciones tóxicas de urea. Las hojas de las plantas que contienen niveles tóxicos de urea y muestran síntomas de necrosis, tienen niveles de Ni que oscilan entre 0,01 y 0,15 mg por gramo de peso seco. Plantas de tomate (Lycopersicon esculentum L.) deficientes en Ni desarrollan clorosis en hojas jóvenes y por último necrosis del meristema. Las deficiencias de Ni tienen efectos en el crecimiento, metabolismo, envejecimiento y absorción de hierro por las plantas. El Ni parece tener un papel en la resistencia de las plantas a enfermedades.

Ir al principio



TOXICIDAD POR METALES

La contaminación por metales pesados ocurre en zonas industriales, debido a la emisión de polvos metálicos y a la presencia de Cd, Hg y otras sales metálicas en los cursos de agua, de plomo a los lados de las carreteras, y de Cu, Zn y As en sitios donde se utilizan fungicidas.

Los suelos cubiertos por rocas portadoras de minerales o escorias que contienen metales pesados, especialmente Zn, Pb, Ni, Co, Cr y Cu; así como Mn, Mg, Cd y Se, en cantidades tóxicas para algunas plantas. Se ha encontrado que muchas plantas son sensibles a la toxicidad por metales pesados, mientras que otras desarrollan ciertos mecanismos bioquímicos que evaden su acción tóxica; como son la deposición de metales pesados sobre la pared celular, enlace a grupos -SH en el límite del citoplasma, o mediante su aislamiento en compartimientos, formando complejos con ácidos orgánicos, fenoles y otros compuestos orgánicos en la vacuola. Debido a que la toxicidad implica inactivación de enzimas vitales, los mecanismos de evasión mencionados, ofrecen una protección efectiva contra daños bioquímicos. La habilidad que tienen ciertas plantas de desarrollar resistencia contra daños ocasionados por metales pesados, es un carácter fijado genéticamente, pero modificable por adaptación. Los quimo-ecotipos muestran isoenzimas particulares, que pueden resistir altas concentraciones de metales pesados sin inactivarse. En ciertas plantas se ha hallado una correlación directa entre el grado de exposición a un metal pesado, y su tolerancia. Algunas de las plantas tolerantes a metales pesados (metalófitas), se pueden utilizar inclusive como indicadoras de depósitos minerales cerca de la superficie y son también apropiadas para ser plantadas en áreas industriales y sujetas a minería.

En este trabajo se hará particular referencia a los efectos tóxicos ocasionados por los metales pesados aluminio, manganeso y hierro, con especial énfasis a sus efectos fisiológicos.

Ir al principio



TOXICIDAD POR ALUMINIO

La toxicidad por aluminio es un factor importante que limita el crecimiento de las plantas en suelos fuertemente ácidos por debajo de pH 5.0, pero puede ocurrir a un pH un poco más alto de 5,5. Este problema es muy serio en subsuelos extremadamente ácidos que son difíciles de encalar, intensificándose por fuertes aplicaciones de fertilizantes nitrogenados formadores de ácidos. La toxicidad por aluminio reduce la profundidad de las raíces, aumenta la susceptibilidad a la sequía y decrece la utilización de los nutrientes del subsuelo. El aluminio afecta el alargamiento de las raíces reduciendo la actividad mitótica. Las raíces dañadas por Al son cortas y quebradizas, los ápices radicales y raíces laterales se engruesan y adquieren una coloración marrón. Las raíces afectadas por Al son ineficientes en la absorción de agua y de nutrientes. En general, se ha encontrado que las plántulas jóvenes son más susceptibles al Al que las plantas viejas.

Los síntomas de las deficiencias de aluminio no se identifican fácilmente, ya que pueden confundirse con las deficiencias de P (enanismo, hojas pequeñas verde oscuro, maduración tardía; enrojecimiento del tallo, hojas y nervaduras, amarillamiento y muerte de los ápices foliares). En otras plantas la toxicidad por Al aparece como una deficiencia de Ca inducida o problemas de reducción de transporte de Ca (ocurre encrespamiento o enrollamiento de las hojas jóvenes y colapso de los ápices de crecimiento o pecíolos).

La toxicidad por aluminio se ha sugerido que comienza en los sitios de síntesis de polisacáridos. Los iones de Al se unen muy específicamente al mucilago por intercambio de absorción sobre los ácidos poliurónicos, formando complejos con las substancias pécticas y por la formación de formas polihidroxílicas, aumentando el número de átomos de aluminio por cargas positivas. El aluminio se adsorbe sobre los sitios que se unen a calcio en la superficie celular.

Se ha reportado también que el Al entra a la planta moviéndose dentro de las células meristemáticas vía cortex, pasando la barrera endodérmica. El catión polivalente Al se mueve por el apoplasto de las células corticales, pero puede entrar también a la estela a través del plasmalemma. Estudios ultraestructurales han demostrado que la máxima acumulación se produce en las células epidérmicas y corticales.

El aluminio interfiere con la absorción, transporte y uso de varios elementos esenciales incluyendo Cu, Zn, Ca, Mg, Mn, K, P y Fe. Cuando el pH está por debajo de 5,5 un antagonismo entre Ca y Al es probablemente el factor más importante que afecta la absorción de Ca por las plantas. Muchas especies vegetales y variedades varían ampliamente en su tolerancia a un exceso de Al en el medio de crecimiento. En varias especies, esas diferencias son controladas genéticamente. Las especies tolerantes al Al deben ser capaces de prevenir la absorción de un exceso de Al o detoxificar el Al después de haber sido absorbido. El aluminio causa también daños morfológicos a órganos vegetales. Afecta la fotosíntesis disminuyendo la concentración de clorofila, reduciendo el flujo de electrones. Retarda la actividad respiratoria y la síntesis proteica, se une al DNA y a núcleos celulares. Cuando se acumula en las raíces, inicialmente inhibe la actividad mitótica, posiblemente afectando la función integrada de control del meristema de la raíz.

La toxicidad del aluminio en suelos ácidos es de especial importancia, debido a la destrucción de componentes del ecosistema forestal. Se reduce el rendimiento de biomasa, el crecimiento de los árboles y la actividad de la microflora que degrada la hojarasca del suelo, convirtiéndola en humus.

Ir al principio



TOXICIDAD POR HIERRO

La toxicidad por Fe aparentemente está relacionada con desórdenes fisiológicos del arroz bajo condiciones de inundación. Estas incluyen bronceado de las hojas. Un exceso de hierro bajo la forma ferrosa Fe2+.jpg (5739 bytes), originó el moteado de las hojas en una plantación de caña de azúcar en Hawaii. Se ha asociado el bronceado del arroz con una alta concentración de productos reducidos, particularmente Fe2+ copia.jpg (5392 bytes), en la solución del suelo. Esos desórdenes fueron eliminados drenando, disminuyendo la inmersión de las plantas o la adición de retardantes de la reducción tales como MnO2.jpg (5749 bytes)La adición de MnO2.jpg (5749 bytes) al 0,4% al suelo corrigió un desorden fisiológico del arroz y mejoró el crecimiento del arroz en tres suelos ácidos de pH 3,6 a 5,8.

A niveles de pH por debajo de 6.0 un suelo reducido pueden contener 5000 ppm de Fe2+ copia.jpg (5392 bytes) en la solución del suelo, sí la fase sólida importante está formada porFe3(OH)8.jpg (5992 bytes)pero sí la fase sólida principal está constituida por Fe S, la concentración de Fe2+ copia.jpg (5392 bytes) depende del pH y los niveles de H2S.

Las especies vegetales y los genotipos dentro de las especies difieren en tolerancia a la toxicidad por Fe. Por ejemplo se ha hallado que Lupinus alba mostró tres veces más resistencia a excesos de Fe y Al que Phaseolus vulgaris. El cambur y el arroz son más tolerantes a excesos de Al y Fe que la caña de azúcar.

Como es de esperar, la tolerancia a la toxicidad por Fe parece coincidir con la tolerancia de las plantas a los suelos inundados. Se ha sugerido que las plantas amantes de los suelos húmedos disminuyen la toxicidad de las substancias reducidas tales como mediante su oxidación en la zona radical.

Ir al principio



TOXICIDAD POR MANGANESO

La toxicidad por manganeso es un problema en algunos suelos fuertemente ácidos y con desechos de minería, con pH por debajo de 5,5, cuyos materiales parentales tengan un alto contenido de manganeso, aunque también puede ocurrir a altos pH cuando en el suelo predominan condiciones reductoras creadas por inundaciones, compactación o acumulación de materia orgánica. Se ha reportado toxicidad de Mn sobre zanahorias cultivadas en turba de Sphagnum a pH 7,8-8, 1. En ese caso la toxicidad de Mn se atribuyó al aumento de solubilidad de una fracción húmica de la turba que hacía el Mn más utilizable por las plantas. Los microorganismos del suelo parecen jugar un papel importante en los niveles de Mn reducidos en el suelo, que es absorbido por las plantas, especialmente a altos niveles de pH.

La toxicidad del Mn afecta más severamente la parte aérea que la radicular de las plantas. Los síntomas de la toxicidad por Mn incluyen clorosis marginal y necrosis de las hojas, arrugamiento foliar (algodón, soya) y manchas necróticas en las hojas (cebada, lechuga, soya). En casos severos de toxicidad por Mn, las raíces de las plantas se vuelven marrones, usualmente después que las partes superiores han sido severamente dañadas.

En suelos ácidos con altos niveles de Al y Mn, la reducción del crecimiento de la planta se puede atribuir erróneamente a la toxicidad por Mn, siendo la toxicidad por Al la más importante. Se sabe que un exceso de Mn promueve la destrucción de la auxina (AIA) en algodón, a través de un aumento en la actividad de la oxidasa del ácido indolacético. Un exceso de Mn en el suelo afecta la fijación de nitrógeno por las leguminosas y retarda la aparición de nódulos. La tolerancia al manganeso por ciertas plantas, se ha atribuido a una reducida absorción, menor translocación del exceso de Mn a las partes superiores y una mayor tolerancia a altos niveles de Mn dentro de los tejidos de las plantas.

Ir al principio



TOXICIDAD POR MERCURIO

El envenenamiento por mercurio se ha convertido en un problema debido a la contaminación a escala global. Los suelos agrícolas se contaminan con derivados orgánicos mercuriales, como consecuencia de la utilización de derivados mercuriales para prevenir la contaminación por hongos de las semillas. La disponibilidad del mercurio en el suelo es baja, sin embargo existe la tendencia de su acumulación en las raíces, indicando una probable barrera para la acumulación de mercurio. Su acumulación en las hojas parece depender de la absorción del Hg volatilizado del suelo. La acumulación de mercurio parece ser específica de algunas plantas. Se puede resumir que la acumulación de mercurio depende del grado de contaminación. Las plantas acuáticas son bioacumuladoras de mercurio. Parte del mercurio emitido a la atmósfera es absorbido por las hojas y retornado al suelo en las hojas caídas. Entre los posibles mecanismos de la toxicidad por mercurio están los cambios en la permeabilidad de la membrana celular, la reacción del catión Hg con grupos sulfhidrilos de enzimas, afinidad de la reacción con grupos fosfatos y grupos activos de ADP o ATP y el reemplazo primeramente de cationes esenciales.

El mercurio afecta las reacciones de luz y oscuridad de la fotosíntesis. La exposición al mercurio inorgánico reduce el índice mitótico en el meristema apical de la raíz y aumenta la frecuencia de aberraciones cromosómicas, que son directamente proporcional a la concentración de Hg.

El efecto fitotóxico de los compuestos mercuriales ha sido reportado en algunas plantas como el trigo, el arroz y otros cereales; sin embargo la intensidad del impacto depende de la concentración, la formulación, el modo de aplicación y el cultivar. En las semillas se ha observado una germinación anormal. El mercurio interfiere con los sistemas -SH en las células , causando la formación de puentes -S-Hg-S- , ya que los cationes de mercurio tienen una alta afinidad por los grupos sulfhidrilos . Debido a que a que casi todas las proteínas tienen grupos -SH o puentes disulfúros, los compuestos mercuriales pueden afectar las funciones en que participan proteínas sin protección.

Los compuestos mercuriales se pueden enlazar al ARN del virus del mosaico del tabaco, así como a poliribosomas sintéticos y al ARN soluble de levaduras.

El cultivo de diferentes plantas transgénicas con los genes merA y merB es promisorio. El gen merA, que codifica por una enzima reductasa del ión mercurio, reduce el ión mercurio a su forma elemental menos tóxica. El gen merB codifica por una proteína liasa organomercurial que separa el mercurio de compuestos de metil mercurio más tóxicos. Las que tienen el gen merB se ha demostrado que detoxifican los compuestos de metilmercurio tanto del suelo como del agua. La contaminación por mercurio en aguas servidas se puede atacar mediante el uso de plantas acumuladoras , como Eichhornia crassipes y Typha sp., o cultivando esas plantas mediante una rutina de mutagénesis o por ingeniería genética.

Ir al principio



TOXICIDAD POR OTROS METALES

Aunque cualquiera de los metales pesados puede ser tóxico a las plantas a ciertos niveles de solubilidad, solamente pocos han sido observados como causantes de fitotoxicidad en suelos. En los suelos, muchos metales pesados se encuentran como compuestos inorgánicos o están unidos a la materia orgánica, arcillas de óxidos hidratados de Fe, Mn y Al. Debido a la precipitación y absorción de muchos metales por los suelos, solamente las toxicidades por Zn, Cu y Ni han sido frecuentemente observadas. Las toxicidades por Pb, Co, Be, As y Cd ocurren solamente bajo condiciones especiales. La toxicidad por plomo y cadmio son de interés no solamente por la fitotoxicidad, sino porque al ser absorbido por las plantas se mueven en la cadena alimenticia. Los metales tóxicos se encuentran naturalmente en los suelos debido a que los materiales parentales son abundantes en estos elementos.

El aire contaminado puede actuar como una fuente de metales que luego se depositan en los suelos. La emisión de plomo por los automóviles está restringida generalmente a una distancia 30 metros, pero el Pb expulsado por los automóviles es depositado en sitios tan lejanos como el círculo polar ártico. Se ha demostrado que las fundiciones metálicas, acerías, fábricas operadas con carbón y los incineradores son fuentes de contaminación por cadmio, plomo, zinc y cobre.

El agua se puede contaminar con metales disueltos en suspensión ya sea por procesos naturales o por la actividad humana. El problema del cadmio (Cd), conocido como enfermedad "Itai-Itai" se detectó en un área en donde se escaparon desechos minerales a un río, que se usó luego para regar cultivos de arroz. En Florida se reportó toxicidad por Cu, en sitios en donde se aplicó exceso de fertilizantes y fungicidas a base de Cu a frutales de naranjas, bananas y uvas. Muchos compuestos químicos utilizados en agricultura como fertilizantes, pesticidas, piedra caliza, así como desechos urbanos, contienen cantidades mayores de metales pesados, que las que se encuentran en un suelo normal. Sin embargo, ciertas plantas muestran diversos grados de tolerancia a la toxicidad por metales pesados, lo que puede estar correlacionada con la disponibilidad de estos metales en los suelos donde crecen las plantas.

Ir al principio



BIBLIOGRAFÍA

1. Aimedien, P. 1988. La controversia del ozono. Mundo Científico. Nº 79 442-454.

2. Babor, J.A, y J. Ibarz Aznarez. 1963. Química General Moderna. Marín, Barcelona. 1144 p.

3. Bornemisza, E. 1982. Introducción a la Química de Suelos. O.E.A., Washington. 74 p.

4. Brown, P.H., R.M. Welch y E. E. Cary. 1987. Nickel: A micronutrient essential for higher plants. Plant Physiology. 85: 801-803.

5. Buckman, H.O y N.C. Brady. 1977. Naturaleza y Propiedades de los Suelos. Montaner y Simón, S.A., Barcelona. 590 p.

6. Cabrera, G y H. Verde. 1989. Cultivo casero del berro. Agronomía al día. Año 2 Nº 3: 18.

7. Chapman, H.D. 1955. Diagnostic criteria for plants and soils. University of California, Division of Agricultural Sciences, California. 793 p.

8. Clarkson, D.T. y J.B. Hanson. 1980. The mineral nutrition of higher plants. Ann. Rev. Plant Physiol. 31:239-298.

9. Deysson, Guy. 1966. Physiologie et Biologie des plantes vasculaires. Premiere Partie: Nutrition et Metabolisme. SEDES, París. 289 p.

10.Eskew, D. L, R.M. Welch,and W. A. Norvell.1984. Nickel in higher plants.Further evidence for an essential role. Plant Physiol. 76: 691-693.

11. Fassbender, H.W. y E. Bornemisza. 1987. Química de Suelos. I.I.C.A., Costa Rica. 420 p.

12. Foy, C.D.; R.L. Chaney y M.C. White. 1978. The Physiology of Metal Toxicity in Plants. Ann. Rev. Plant Physiol. 29:511-556.

13. Gil Martínez, F. 1994. Elemento de Fisiología Vegetal. Mundi Prensa, Madrid. 1147 p.

14. Hernández-Gil, R. Deficiencia de boro en una Plantación de Pinus radiata y Pinus oocarpa situada en el vergel-Mérida. XXVIII Convención anual de ASOVAC, Maracay 12-17 de noviembre de 1978.

15. Hernández Gil, R. y C. Lombardo C. 1987. Deficiencias de macronutrientes en Pinus caribaea var. Hondurensis Morelet. Barr. y Golf. Facultad de Ciencias Forestales. ULA. Mérida. 109 p.

16. Hernández Gil, R. 1989. Nutrición Mineral. Facultad de Ciencias Forestales. ULA. Mérida 81p.

17. Heppler, P.K. y R.O. Wayne. 1985. Calcium and plant development. Ann. Rev. Plant Physiol. 36:397-439.

18. Kramer, P. J. y T.T. Kozlowski. 1979. Physiology of woody Plants. Academic Press, New York. 81p.

19. Lambert, G. 1987. El dióxido de carbono en la atmósfera. Mundo Científico. Nº 72: 848-857.

20. Larcher, W. 1995. Physiological Plant Ecology. Springer Verlag, Berlin. 506 p.

21. Levitt, J. 1974. Introduction to plant physiology. The C.V. Mosby Co., Saint Louis. 447 p.

22. Noggle, R.G. y G.J. Fritz. 1976. Introductory Plant Physiology. Prentice-Hall, New Jersey. 688 p.

23. Patra, M y A. Scharma. 2000. Mercury toxicity in plants. The Botanical Review 66(3):379-422. .

24.Price, C.A. 1970. Molecular approaches to plant physiology. Mc Graw-Hill, New York. 398 p.

25.Raven, H. y H. Curtis. 1975. Biología Vegetal. Ediciones Omega, S.A., Barcelona. 716 p.

26.Ruhland, N. 1958. Encyclopedia of Plant Physiology. Vol. IV. Mineral Nutrition of Plants. Springer Verlag, Berlin. 1210 p.

27.Rusell, E. W. 1973. Soil Conditions and Plant Growth. Longman, London. 849 p.

28.Salisbury, F.B. y C. W. Ross. 1992. Plant Physiology. Wadsworth Publishing. Co., California. 682 p.

29.Sillanpaa, M. 1972. Los oligoelementos en los suelos y en la agricultura. FAO, Roma. 71 p.

30.Sitte, P; M. Ziegler; F. Ehrendorfer y A. Bresinsky. 1994. Stasburger. Tratado de botánica. Omega, Barcelona 1068 p.

31.Smith, S.E. y V. Gianinnazzi-Parson. 1988. Physiological interactions between symbionts in vesicular-arbuscular mycorrizal plants. Ann. Rev. Plant Physiol. Plant Mol. Biol. 39:201-244.

32.Steward, F.C. 1963. Plant Physiology. Vol. III: Inorganic nutrition of plants. Academic Press, New York. 811 p.

33.The New Encyclopaedia Britannica. 1980. Encyclopaedia Britannica, Inc., Chicago. 30 volumenes.

34.Ting, I.P. 1982. Plant Physiology. Addison-Wesley, California. 642 p.

35.Trewavas, A.J. Ed. 1986. Molecular and cellular aspects of calcium in plant development. Plenum Press, New York. 452 p.

36.Turner, J. y M. Lambert. 1986. Nutrition and Nutritional relationships of Pinus radiata. Ann. Rev. Ecol. Syst. 17:325-350.

37.Walker, D. C, R. D. Graham, J. T. Madison, E. E. Cary, and R. M. Welch.1985. Effects of Ni deficiency on some nitrogen metabolites in cowpeas ( Vigna unguiculata L. Walp).Plant Physiol. 79: 474-479.

38.White, A; P. Handler y E.L. Smith. 1959. Principles of biochemistry. Mc Graw Hill, New York. 1106 p.

Ir al principio


Este es un Material didáctico elaborado por:
Rubén Hernández Gil, PhD.
Profesor de Fisiología Vegetal, Departamento de
Botánica, Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales.
Universidad de Los Andes - Mérida - Venezuela
e-mail: rubenhg@forest.ula.ve - rubenhg@telcel.net.ve
Copyright © 2001 - Version 2.0 -   Reservados todos los derechos.
Revisado: 08 de octubre de 2002.

Sitio construido por: Argenis T. Valderrama