frente.gif (11308 bytes)

  CONTENIDOS

/ DISTRIBUCIÓN DE LA VEGETACIÓN EN RELACIÓN AL CLIMA / VEGETACIÓN DE VENEZUELA / TIPO DE ÁREAS BOSCOSAS / SELVAS SIEMPRE VERDES / SELVAS TROPÓFILAS / BOSQUES XERÓFILOS / MANGLARES / ÁREAS TERRESTRE NO BOSCOSAS / PÁRAMOS / SABANAS DE TIERRAS ALTAS DE GUAYANAS / SABANAS / DUNAS / ÁREAS ACUÁTICAS /

PÁGINA PRINCIPAL



DISTRIBUCIÓN DE LA VEGETACIÓN EN RELACIÓN AL CLIMA

La energía del sol dirige los patrones de circulación global del aire de la atmósfera y de las aguas de los océanos. El calentamiento y el enfriamiento de las masas de aire y de agua en movimiento explica la mayoría de los patrones climáticos de la tierra. Los climas, a su vez ejercen una gran influencia en la distribución, la abundancia y la evolución de las especies.

Los factores climáticos más importantes son la temperatura o factor térmico y la precipitación o factor agua, que varían durante todo el año. La temperatura desciende desde el Ecuador hacia los polos y las oscilaciones anuales son cada vez mayores. En la región de los trópicos, las precipitaciones son lluvias cenitales, se producen en la época del año en que el sol se encuentra en el cenit al mediodía. Por el contrario, en las zonas templadas encontramos lluvias ciclonales, es decir están ligadas a la presencia de zonas de baja presión que se mueven de Oeste a Este y que en el hemisferio Norte parten de Islandia o las Aleutianas.

El clima es un factor importante para el crecimiento de las plantas, determina la extensión de su área de distribución y fija los límites para su supervivencia. El clima regional o macroclima es el área donde se encuentra una estación meteorológica, mientras que el clima local o microclima es el hábitat en el cual crece una comunidad vegetal. Es importante por ejemplo la exposición: en latitudes Norte, la orientación hacia el Sur es más caliente, hacia el Norte más fría y en el hemisferio Sur ocurre lo contrario. En el Ecuador, la orientación hacia el Este está expuesta al sol durante el curso de la mañana, mientras que la orientación hacia el Oeste toda la tarde; las orientaciones hacia el Norte y Sur casi no difieren en cuanto a exposición. Los valles profundos tienen un clima húmedo, con nivel freático poco profundo y con abundantes precipitaciones; sin embargo en áreas con bajas precipitaciones, el nivel freático es más profundo, con el predominio de una vegetación xerofítica.

La energía del sol dirige los patrones de circulación global del aire y de las aguas de los océanos. El calentamiento y enfriamiento de las masas de aire y de agua en movimiento explica la mayoría de los patrones climáticos de la Tierra. Los climas, ejercen una gran influencia sobre, la abundancia y distribución de las especies.

En la publicación de Walter (1977), denominada Zonas de Vegetación y Clima, se considera en una escala global la distribución de la vegetación, según el clima zonal y el tipo de suelo las siguientes Zonas Climáticas (ver cuadro).

 

ZONAS CLIMÁTICAS DE LA TIERRA, TIPOS DE SUELO Y VEGETACIÓN
Clima
Suelos
Vegetación

1. Ecuatorial
Con oscilaciones diurnas, precipitaciones abundantes.

1.Arcillas marrones suelos ferralíticos. Ultisoles. 1.Bosque lluvioso tropical, formas estacionales casi ausentes.
2. Tropical
Precipitaciones en verano y estación seca fresca ( húmeda hasta árida)
2. Arcillas rojas y tierras rojas, suelos de sabana ferralíticos. Oxisoles. 2. Bosques tropicales deciduos o sabanas.
3. Subtropical
Clima desértico, árido.
3.Suelos desérticos (arenosoles, yermosoles, xerosoles), también suelos salinos. Aridisoles. 3. Vegetación subtropical desértica, predomina paisaje pedregoso.
4. Mediterráneo
Lluvias en invierno y seco en verano (semiárido a semihúmedo)
4. Tierras Mediterráneas marrones, frecuente terra rossa fósil. Alfisoles 4. Plantas leñosas esclerófilas, sensibles a heladas prolongadas.
5. Cálido-templado.
Con lluvias frecuentes en verano o medio marítimo.
5. Suelos forestales amarillos o rojos, ligeramente podsolizados. Podzoles. 5. Bosques siempre verdes
templados.
6. Frío-templado.
Con inviernos cortos y fríos
6. Tierras forestales marrones
y suelos forestales grises.
6. Bosques deciduos
( desnudos en invierno).
7. Continental.
Árido-templado, inviernos
fríos.
7.Suelos de estepa
(chernozem o tierras negras).
Mollisoles
7. Estepa a desierto, solo
frío en invierno.
8. Boreal.
Frío-templado, con veranos fríos y largos inviernos.
8. Podzoles o humus crudo,
tierras blanqueadas.
8. Bosques de confieras.

9. Polar
Verano muy corto.

9. Suelos de Tundra muy
ricos en humus, con soliflux-
ión pronunciada. Aridisoles.

9. Vegetación de Tundra
sin árboles, generalmente
en permafrost.

 

Ir al principio



VEGETACIÓN DE VENEZUELA

Vamos a iniciar este tema haciendo una breve descripción geográfica de Venezuela. El país tiene una superficie terrestre de 916.445 Km2 , del que corresponden 1.270 Km2 (0,14 %) a las islas venezolanas del Mar Caribe. Está situado entre el ecuador y los 12° 12‘de latitud norte, en el Cabo San Román de la península de Paraguaná, y se extiende entre los meridianos 59° 47‘y 73° 23‘de longitud oeste. Presenta alturas que van desde el nivel del mar hasta el pico Bolívar, en la Cordillera andina con 4980 m lo que determina la existencia de cuatro pisos altitudinales que son: la tierra caliente, entre 0-1500 m s.n.m., con temperaturas entre 20° -30° C, la tierra templada entre 1500 - 2500 m s.n.m., con temperaturas entre 12° -20° C, la tierra fría entre 2500 - 3500 m s.n.m., con temperaturas entre 5° -12° C y la tierra helada o paramera, por encima de 3500 m s.n.m. con temperaturas por debajo de 5° C.


Se estima que más del 50%( 458.222 Km2 ) del territorio nacional está ocupado por bosques. La mayor parte de estos bosques están situados al sur del Orinoco, en el Estado Bolívar y Estado Amazonas; otras áreas boscosas están ubicadas en las Cordilleras de la Costa y de los Andes, Sierra de Perijá, sur del Lago de Maracaibo y Territorio Delta Amacuro. Las áreas no boscosas, como llanos y páramos ocupan aproximadamente el 45% (412.400 Km2) del territorio, y el resto está ocupado por ríos, lagos y áreas cultivadas.

Link. http://www.mipunto.com/venezuelavirtual/mapas/mapa_vegetacion.html (Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar-2003).

La vegetación de Venezuela muestra una gran biodiversidad determinada por algunos factores como son la topografía, exposición al sol, temperatura, precipitación anual, suelos, la velocidad y dirección de los vientos, humedad atmosférica, el drenaje del suelo y la historia geológica del área.

Humboldt (1799-1804), reconoce cuatro regiones climáticas determinadas por la altitud:


I. Tierras calientes 0-533 m
II. Tierras templadas 533- 1954 m
III. Tierras frías 1954-4369 m
IV. Por encima de 3369 m es el límite de las nieves perpetuas.

Pittier (1939), clasifica la vegetación atendiendo a los pisos climáticos los cuales tienen límites fijos y temperaturas como factor determinante:

PISOS CLIMÁTICOS
Tierra
Piso
Altitud (m)
Rango de Temperatura º C
Caliente
Megatérmico
0 a 1000
20 a 28
Templada
Macro-mesotermico
1000 a 2800
12 a 20
Fría
Meso-microtérmico
2800 a 3800
5 a 11
Gélida
Microtérmico
3800- 4980
0 a 5

Así mismo, las plantas pueden agruparse de acuerdo a la naturaleza de los suelos y a las condiciones climáticas, en asociaciones que tienen los mismos requisitos y semejanzas en sus caracteres generales. Las principales asociaciones que se reconocen en la flora de Venezuela según Pittier (1939) son:

ASOCIACIONES VEGETALES DE VENEZUELA Y ESPECIES REPRESENTATIVAS (Pittier, 1939)

Asociaciones Xerófilas
Asociaciones Xerófilas propias Cardonales Cereus hexagonus, Nopalea
cochillinifera, Opuntia Ficus indica, Opuntia caribaea, Pereskia Guamacho, Cesalpinia Coriaria, Prosopis juliflora, Bothnia daphnoides, Jacquinia sp., Capparis verrucosa.
Espinares Cesalpinia Coriaria, Acacia tortuosa, Acacia glomerosa, Cercidium spinosum, Pithecelobium sp., Amyris balsamifera, Amyris simplicifolia, Esenbeckia Atata, Plumeria alba, Zizyphus melastomoides, Aspidosperma Vargasii, Aspidosperma Cuspa, Mimosa arenosa, Myrospermum frutescens, Platymiscium polystachium, Ficus sp.,Colubrina reclinata, Croton scaber, Opuntia caracasana,O. elatior, O. boldinghi.
 
Asociaciones Hemixerófilas

 Selvas Tropófilas o de Transición Predominan las familias: Leguminosae, Bromeliaceae, Meliaceae, Lecitidaceae, Sapotaceae.
En esta selva son importantes las especies:
Bulnesia arborea, Hura crepitans, Cordia alliodora, Pachira quinata.
Sabanas
EL LLANO: Cochlospermum vitifolium, Copaifera officinalis, Pterocarpus vernalis, Trichilia trifolia, Machaerium sp., Eschweilera tenuifolia, Ouratea guildingii, Vitex orinocensis, Hecatostemon guazumaefolium, Licania pyrifolia, Mimosa
tenuiflora, Caesalpinia coriaria, Pithecellobium tortum, Pithecellobium guaricense,Haematoxylum brasiletto, Tecoma serratifolia, Bowdichia virgilioides,Curatella americana, Randia spinosa, Calliandra affinis.

PALMERAS: Copernicia tectorum, Mauritia flexuosa, Bactris sp., Attalea, Oenocarpus sp.
Sabanas de lomas Roupala complicata, Oyedaea verbesinoides
Páramos Hypericum brathys, Hypericum laricifolium, Geranium sp., Potentilla heterosepala, Aciachne pulvinata, Malvastrum acaule, Hypochoeris setosa, Micromeria nubigene, Gentiana sedifolia, Gentiana nevadensis, los lupinos (Lupinus ramosissimus, L. Jahnii, L. roseus), las espeletias o frailejones. (Espeletia s p.)
 Asociaciones higrófilas
 Selvas pluviales  Oriente Dimorphandra excelsa, Carapa guayanensis, Ocotea rodiaei, Calophyllum calaba, Symphonia globulifera, Pterocarpus officinalis, palmeras (Euterpe, Mauritia), Mimusops balata, Hevea sp., Campsiandra comosa, Protium sp., Piratinera guianensis, Eperua leucantha, y E. Schomburgkiana.
Occidente Sweetia panamensis, Dialium divaricatum, Cynometra fissicuspis, Peltogyne paniculata, Copaifera venezuelensis, Cariniana pyriformis, Goupia glabra, Labatia parviflora
Selvas nubladas   Gyranthera caribensis, Brosimum utile, Spondias mombin, Inga marginata, Zanthoxylum juniperinum, Abarema jupunba, Coussapoa villosa, Hedyosmum bonplandianum, el helecho Hemitelia speciosa. Se observa la presencia de muchas epífitas y orquídeas, palma de cera (Ceroxylon alpinum).
Asociaciones hidrófilas
    Tierra caliente: Rosas de agua (Nymphaea), Ciperáceas, Alismáceas y Butomáceas, Podostemonáceas.
Las ciénagas y turbales de las zonas frías tienen abundantes Gramíneas. En las lagunas andinas observamos: Isoetes laevis y Pilularia americana.
Asociaciones halófilas
Manglares   Rhizophora mangle, Avicennia nitida, Laguncularia racemosa.
Arenales y playas secas.   Cocos nucifera, Coccoloba uvifera, Hippomane mancinella, Hibiscus tiliaceus.


Desde la aparición del denominado Mapa Fitogeográfico de Venezuela, elaborado por Tamayo (1955) y modificado por el mismo autor en 1958, se han sucedido una serie de contribuciones al conocimiento de la distribución de la vegetación de Venezuela. Cabe mencionar el Mapa Ecológico de Ewel y Madriz (1968), donde se describe la vegetación con base al sistema de clasificación de Holdridge (1947), conforme a parámetros tales como temperatura, altitud, evapotranspiración, etc.
El más reciente Mapa de Vegetación de Venezuela de Huber y Alarcón (1988), constituye sin duda el aporte más completo y preciso en esta materia. Adicionalmente, estos autores realizan un esbozo de una primera propuesta fitogeográfica para Venezuela entendida formalmente como tal.
Desde un punto de vista práctico y con fines docentes, en este curso, vamos a utilizar la clasificación de la vegetación de Venezuela publicada por Steyermark (1966).

Ir al principio



La vegetación de Venezuela se clasifica según Steyermark(1966) de la siguiente forma:

I. Tipos de áreas boscosas

A.Selvas siempre verdes

Con precipitaciones anuales que varían entre 1700 a 3800 mm (1 mm= 1 litro de agua por metro cuadrado), aunque en algunos años puede descender hasta los 1500 mm y en las partes más altas de los bosques andinos puede variar entre 590 y 780mm. Estos bosques están situados en la parte más baja de la Tierra Caliente (0- 400 m.s.n.m.) o un poco más alto, en altitudes más frías de la Tierra Templada, generalmente en elevaciones de 800 a 3500 m.s.n.m. donde se conocen con el nombre de selvas nubladas, debido a la alta condensación de nubes en estas altitudes y en la Tierra Fría con altitudes de 4200 metros, para formar el Bosque Altoandino Paramero, donde las temperaturas pueden llegar al punto de congelación.

a. Selvas pluviales

Como se desarrollan en regiones de alta temperatura, se les conoce también como selvas pluviales macrotérmicas o megatérmicas, y como selvas pluviales higrófilas u ombrófilas por su ambiente siempre húmedo. Estos bosques se presentan en regiones con temperaturas anuales promedio de 26 o a 28 ° C, generalmente en altitudes desde el nivel del mar hasta más o menos 400 metros, con precipitaciones de 2000 ó más milímetros, distribuidas durante todo el año. En algunos casos se presenta un período de sequía de dos meses. Estas selvas se encuentran en Delta Amacuro, Guatopo en el estado Miranda, Estado Yaracuy, Sierra de Perijá en el Zulia, la mayor parte del Estado Bolívar y Estado Amazonas.


Una característica de estos bosques es la majestuosidad de los árboles que alcanzan de 40 a 50 metros de altura, algunos pueden llegar a 60 metros. El sotobosque es húmedo y sombrío, con vegetación escasa, las raíces de los árboles son superficiales y presentan raíces tabulares. Se observan tres estratos bien definidos, entre los árboles más altos, que proveen una sombra densa y mucha humedad, manteniendo el suelo sombreado y húmedo, lo que facilita la acumulación de hojarasca y restos de vegetación. En estos bosques se producen cientos de especies de árboles, arbustos, trepadoras leñosas altas, lianas y bejucos, que pertenecen en su mayoría a la familia Bignoniaceae. Estas últimas trepan a las coronas de los árboles más altos donde florean. Estos bosques muestran una gran diversidad, pudiéndose contar 87 especies diferentes de árboles por hectárea de 423 individuos arbóreos, este número puede exceder el centenar en otras áreas. Trepando los árboles en estos bosques se encuentran muchas epífitas, representadas por helechos, orquídeas, bromelias, aráceas, peperomias, musgos y hepáticas. Algunos géneros de la familia Araceae como Philodendron y Monstera desarrollan raíces adventicias aéreas que pueden alcanzar los 45 metros de largo. Las plantas de las selvas pluviales no presentan ritmicidad en el crecimiento y desarrollo. Así la época de floración y fructificación no están bien marcadas, ni tampoco una periodicidad en la pérdida del follaje. Podemos encontrar que diferentes individuos de una misma especie florecen en épocas distintas. Sin embargo, algunas especies muy sensibles pueden mostrar durante breves períodos de sequía, floración y fructificación, así como la pérdida parcial o total del follaje y pueden mostrar cambios en la coloración del mismo.
Los árboles de estos bosques poseen raíces superficiales, y desarrollan amplias extensiones laminares a manera de contrafuertes como, que se extienden desde la base del árbol, hasta distancias considerables, como en algunas especies de higuera o matapalo (Ficus).


En algunas palmas se forman raíces alargadas en forma de zancos, que le dan soporte al tallo.


En ellos se representan muy bien las familias Fabaceae, Sapotaceae, Lauraceae, Annonaceae, Moraceae, Lecythidaceae, Vochysiaceae, Bombacaceae, Sterculiaceae, Meliaceae, Simarubaceae, Sapindaceae, Meliaceae, Anacardiaceae, Rutaceae, Combretaceae, Palmae, Guttiferae, Apocinaceae, Myristicaceae, etc. Las selvas pluviales son muy ricas en especies, con una flora exuberante y de gran diversidad.

b. Selvas nubladas

Son bosques frecuentemente cubiertos de nubes o neblina, que reciben además de la lluvia, una cantidad de humedad por medio de intercepción o precipitación horizontal o condensación de pequeñas gotitas de agua , que influyen en el régimen hídrico y en el balance de radiación y así incide en los demás factores climáticos, edáficos y ecológicos.


Este tipo de bosque, algunas veces denominado selva subtropical y selva pluvial alta, se desarrolla en ambientes de temperaturas moderadas o intermedias, por lo que se les llama mesotérmicas. A estas selvas también se las denomina higrófilas u ombrófilas por su ambiente húmedo. En la cordillera de la Costa, la selva nublada se presenta entre los 700 y los 2.500 msnm. En los Andes, generalmente, desde los 2.000 hasta los 3.000 msnm; en las tierras altas de Guayana, entre los 1.000 y los 2.500 msnm. Normalmente, sus límites de temperatura media anual están comprendidos entre 18 y 24° C, aunque en las partes frías de la cordillera de la Costa la temperatura mínima puede llegar a 4-6° C, mientras que en la cordillera de los Andes las temperaturas mínimas pueden llegar a 0° C. La precipitación promedio anual varía considerablemente según la zona; así, en ciertas partes de los Andes y en tierras altas de Guayana están entre 2.000-3.800 mm; en la cordillera de la Costa, entre 1.500-2.200 mm; y en la zona más alta de los Andes puede alcanzar sólo 550-780 mm.

Las nubes y la neblina rodean diariamente y durante varias horas la selva nublada, que se originan por las corrientes ascendentes de aire calentado por el sol a nivel del mar. Debido a este fenómeno, es difícil distinguir las formas de las hojas y las flores de los árboles altos, así como las trepadoras altas y las plantas epífitas ubicadas entre las ramas superiores. Este ambiente produce una vegetación muy rica y característica, con muchas especies arbóreas. El número de especies presentes en un bosque nublado es generalmente menor que el encontrado en un bosque pluvial. Los árboles alcanzan alturas entre 35-40 m de alto, pero en promedio son más bajos que los del bosque pluvial, y además, hay menos estratos debajo de los árboles altos. Aun cuando están presentes las trepadoras leñosas, son mucho menos frecuentes que en la selva pluvial; sin embargo, la vegetación epífita, mucho más desarrollada y diversificada, está representada por orquídeas, bromelias, aráceas, helechos, peperomias, musgos y hepáticas. Son también abundantes los helechos arborescentes. El suelo es usualmente húmedo y muy rico en materia orgánica. Entre las palmas indicadoras de este tipo de bosque se reportan especies pertenecientes a los géneros: Euterpe, Oenocarpus, Ceroxylon, Geonoma, Catoblastus, Chamaedorea y Dictyocaryum; como Gimnospermas representativas tenemos especies del género Podocarpus.

Cuando no se observa un período de sequía marcado, los procesos de polinización y dispersión de frutos dependen de factores bióticos. Se observan especies en floración durante todo el año y cada forma de vida tiene un comportamiento diferente; esto sugiere que cada especie tiene polinizadores específicos, lo que garantiza poca competencia a este nivel.

Cuando se alcanza los límites superiores de los bosques nublados, tanto de la Cordillera de la Costa, los Andes, o de las tierras altas de la Guayana, las hojas de los árboles y arbustos tienden a hacerse más pequeñas, reducidas, fuertes y gruesas, como una adaptación y resistencia a las mayores exposiciones a los vientos y al sol, combinados con temperaturas prevalentemente más bajas. A mayores altitudes los mismos árboles se hacen más bajos, con coronas más densas, así mismo el número de especies arbóreas se reduce. Otro fenómeno frecuentemente encontrado en bosques nublados es el endemismo, sea de flora y fauna. Un caso típico es la Serranía la Neblina en el Estado Amazonas, en esa área la gran mayoría de plantas encontradas no existen en otras partes del mundo, lo que se puede deber al efecto biogeográfico de isla.

En el trópico húmedo las causas principales de la deforestación y conversión del bosque nublado son:

A) La explotación forestal sin planificación ni manejo silvicultural, lo que causa degradación y erosión.

B) El avance de la " frontera agrícola " que convierte bosques naturales en áreas de uso agropecuario.

C) Nuevas carreteras que atraviesan áreas boscosas, que provocan la colonización espontánea y no controlada a lo largo de su trayecto.

La deforestación de los bosques nublados en zonas montañosas pone en peligro su función protectora en términos hidrológicos y de conservación de los suelos, ya que se sustituye el bosque natural por pastizales para la ganadería extensiva. Lo que causa la compactación de los suelos, disminuye la capacidad de infiltración, provocando un aumento desmedido de la escorrentía superficial. Este cambio en el régimen hídrico en cuencas altas, en combinación con procesos de erosión acarrea un gran peligro de inundación para las cuencas bajas donde muchas veces se concentran poblaciones importantes cerca de los cauces de los ríos.

c. Bosques Parameros

Este tipo de bosque se presenta por encima de las selvas nubladas, y solamente en las partes altas del estado Mérida. Este bosque también es denominado bosque altoandino paramero y se extiende en una forma muy irregular y frecuentemente interrumpido en una faja altitudinal comprendida entre los 2.980 y los 4.200 msnm, donde la temperatura promedio varía entre 2-11,5° C, encontrándose hielo y temperaturas por debajo de 0° C durante todos los meses del año; la precipitación media anual varía entre 650-700 mm. Los árboles propios de este tipo de bosque alcanzan alturas de 3-8 m, siendo dominados por el Coloradito, Polylepis sericea, de la familia Rosaceae. Esta especie puede formar colonias puras o estar entremezclada con otras especies como, Vallea stipularis (Elaeocarpaceae), Espeletia neriifolia (Asteraceae), Aragoa lucidula (Scrophulariaceae), Hypericum laricifolium (Guttiferae), Baccharis prunifolia (Asteraceae), Chaetolepis lindeniana (Melastomataceae), Hesperomeles pernettyoides (Rosaceae), Cestrum parvifolium (Solanaceae) y varias especies de Ericaceae pertenecientes a los géneros (Bejaria, Gaultheria, Cavendishia, Vaccinium y Pernettya).

Los bosques de Polylepis, situados en medio de la vegetación de páramo, son considerados por algunos investigadores como representantes de colonias relícticas de condiciones climáticas ancestrales, cuando el clima era más frío.


Ir al principio



B. Selvas Tropófilas

Estos bosques se conocen también como bosques deciduos, secos, caducifolios o veraneros, debido a la caída de las hojas durante el período de sequía. Se encuentran en regiones calientes, con precipitaciones anuales entre 1.000 y 2.500 mm y temperatura promedio de 25-28° C. Durante la estación seca, comprendida entre noviembre o diciembre hasta abril, la gran mayoría de los árboles pierden sus hojas, comenzando la floración y fructificación de muchas de sus especies; pero durante el período lluvioso, que comienza generalmente en abril o mayo, retoñan de nuevo y el bosque se torna completamente verde, mostrando su exuberante follaje y la escasez de flores en los árboles que lo pueblan. Los bosques de las selvas tropófilas cubren extensas superficies en las partes bajas de los llanos de los estados Apure, Barinas, Portuguesa, Guárico, Cojedes, Anzoátegui, Monagas, Yaracuy y Falcón. Ocupan también grandes extensiones de terreno en la parte norte de Guayana, al oeste del estado Amazonas y en grandes zonas del centro del estado Zulia y del norte del estado Trujillo. Se extienden desde el nivel del mar hasta 1.000 m. Algunos de los árboles comúnmente presentes pertenecen a géneros como Copaifera, Piptadenia, Swietenia macrophylla (caoba), Hura crepitans (jabillo), Tabebuia rosea (apamate), Cedrela odorata (cedro), Hymenaea, Virola, Anacardium excelsum (mijao), Protium, Eschweilera, Vitex, y con representantes abundantes de lauráceas y sapotáceas. Los árboles de mayor valor económico se encuentran en estas selvas, y pueden alcanzar alturas hasta de 40 metros, aunque generalmente alcanzan alturas de 20-30 metros. Se observa una gran diversidad de árboles, semejándose a la selva pluvial.

a. Bosques de Galería

Este tipo de bosque se desarrolla a lo largo de los ríos y varía en anchura y extensión, estando asociado con las sabanas llaneras. Algunos botánicos ubican este tipo de bosque dentro del concepto de selva tropófila, mientras que otros lo consideran dentro de la vegetación de los Llanos. Se ha generalizado la expresión bosque de galería para designar aquellas formaciones boscosas que corren a lo largo de los ríos llaneros e interrumpen la continuidad de la sabana. En los llanos orientales, por ejemplo, el bosque de galería está nítidamente delimitado por la sabana abierta de suelos arenosos. En cambio, en los llanos occidentales es casi imposible hablar de bosque de galería, debido a lo extenso de las formaciones boscosas allí presentes. En el bajo llano de los estados Apure, Barinas y de la parte sur de Guárico, es bastante pronunciada la formación del bosque de galería, diferenciándose claramente de los esteros y sitios inundables de esta parte del Llano. Los factores climáticos predominantes en estos bosques son los característicos de la región llanera: un clima biestacional típico, períodos de lluvia y sequía muy marcados, estación seca comprendida entre los meses de diciembre y abril, época lluviosa entre mayo y noviembre, y máximo de lluvias durante los meses julio a agosto. En general, la vegetación del bosque de galería se comporta como una típica vegetación tropófila, desprendiéndose del follaje durante la época seca y apareciendo con gran frondosidad durante los períodos de lluvia.

Ir al principio



C. Bosques Xerófilos

Se desarrollan en regiones donde la precipitación anual es inferior a los 1,000 mm y las altitudes van desde el nivel del mar hasta los 1,500 msnm, con variaciones de la temperatura entre 23-29° C, aunque en los Andes puede llegar a los 18° C. Se extienden por la zona norte y costanera del país, penetrando en el interior de los estados Falcón, Lara y Anzoátegui, Se distinguen dos tipos principales: los espinares y los cardonales. Se presentan en algunas zonas andinas.
a. Bosques semi-secos

a. Bosques semi-secos

Son los llamados espinares, chaparrales y cujisales, con árboles cuya altura varía entre 8 y 15 m, y que presentan un aspecto de árboles pequeños y vegetación esparcida. La precipitación anual es irregular, varía de menos de 800 y hasta 1,000 mm. Esta vegetación se encuentra distribuida en la parte
norte y costanera del país, principalmente en el estado Falcón, penetrando al estado Lara; en la región occidental del lago de Maracaibo; alrededor de Cariaco, al sur de Barcelona, en el estado Anzoátegui; y en la península de Paria e islas cercanas a la costa. Entre las especies típicas están: cují yaque (Prosopis juliflora), dividivi (Caesalpinia coriaria), espinillo (Parkinsonia aculeata), cactáceas, como Mammillaria columbiensis y algunas cactáceas columnares. Durante la corta estación lluviosa aparece una cobertura herbácea formada por gramíneas y otras plantas que pertenecen principalmente a las familias leguminosas, malváceas, poligaláceas, convolvuláceas, boragináceas, labiadas y esterculiáceas entre otras.

b. Bosques secos

Son los llamados cardonales ya que el principal constituyente de esta vegetación son los llamados cardones (Cereus, Ritterocereus, Subpilocereus, Pilosocereus) y tunas o nopales del género Opuntia y el guamacho (Pereskia guamacho). Están distribuidos en algunas zonas de los estados Lara y Falcón, en las penínsulas de Paria y La Guajira, en algunas zonas de la isla de Margarita y en algunos valles de las montañas andinas, alrededor del Chama, Motatán y Ureña. Reciben una precipitación anual inferior a los 600 mm, con una estación seca que dura de 7 a 10 meses, en algunos casos los suelos son salinos.

Ir al principio



D. Manglares

Constituyen bosques especiales en las zonas salinas costeras del norte y el oriente del país. Se distribuyen en las desembocaduras de los grandes ríos que surten el Golfo Triste, el golfo de Cariaco, las lagunas de Píritu, Unare, Tacarigua y Carenero, la costa de los estados Carabobo y Falcón hasta Chichiriviche, alrededor del lago de Maracaibo y en el delta del Orinoco. Los manglares generalmente aparecen en regiones de abundante precipitación anual, pero también se encuentran en áreas de gran aridez. Las especies de estos bosques retienen sus hojas durante todo el año y son denominadas siempre verdes. Los suelos contienen altas concentraciones salinas por estar mezclados con agua marina. Los árboles forman colonias impenetrables, densas, con raíces aéreas descendentes hasta el agua, que ayudan a la acumulación y formación de suelo. Las especies constituyentes de la formación manglar pueden alcanzar alturas de hasta 25 m, pero generalmente son más pequeñas. Las plantas de los manglares presentan viviparía, criptoviviparía o por no ser vivíparas; se han reportado embriones verdes, posiblemente fotosintéticos y las plantas adultas desarrollan neumatóforos, que son raíces epigeas con un aerénquima bien desarrollado, cuya función es suministrar oxígeno a los órganos
subterráneos carentes de él, por las condiciones edáficas en que se desarrollan estas plantas. El medio donde prosperan los mangles tiene una alta concentración salina de aproximadamente 25 atm. de presión osmótica (potencial osmótico de - 2,5 MPa); registrándose en el jugo vacuolar de algunas hojas de mangle presiones osmóticas de 35 a 55 atm. (Potencial osmótico de -3,5 a -5,5 MPa). Es común encontrar las siguientes especies: Rhizophora mangle (Rhizophoraceae), Avicennia nítida (Verbenaceae), Laguncularia racemosa (Combretaceae). Se desarrollan desde la desembocadura de los ríos hasta mar adentro. Algunas especies presentan glándulas de secreción salina, como Avicennia y Laguncularia, otras como Rhizophora no las presentan, por lo que se puede pensar en un mecanismo de exclusión de sales más efectivo a nivel radical.

Ir al principio



II. Áreas Terrestres no Boscosas

A. Páramos

Son formaciones características de las montañas andinas, desde el estado Táchira hasta los límites con el estado Lara. Se pueden encontrar a 1.700 msnm en el páramo del Morro, en el estado Mérida (donde se encuentra el Alnus acuminata), pero son más bien propias de altitudes comprendidas entre los 3.000 y los 4.700 m. Áreas con vegetación parecida a la de los páramos se encuentran en las regiones más altas de la cordillera de la Costa, en el cerro Turumiquire del estado Sucre y en partes del Distrito Federal, como el cerro Naiguatá en el parque nacional El Ávila. La temperatura media anual de los páramos es de 5° C o menos, y la formación de hielo, con temperaturas por debajo de 0° C, ocurre durante todo el año. La precipitación anual es baja, con un promedio de 600 mm por año. Los páramos existen bajo condiciones ambientales de intenso frío y poca precipitación, exhibiendo un aspecto xerofítico o desértico; y suelen presentar un color acentuadamente grisáceo, debido a la abundancia de frailejones del género Espeletia (Espeletia Schultzii de flores amarillas y Espeletia neriifolia, que es un arbolito de hojas perennes) , cuyas hojas densamente pilosas y sedosas tienen este color grisáceo o de ceniza, aunque también hay una gran variedad de especies con flores de colores llamativos, de la familia Melastomataceae. Para resistir el frío y la sequedad, las hojas de las plantas parameras son pequeñas y reducidas o densamente cubiertas con un tomento sedoso semejante a la lana.

 

Ir al principio



B. Sabanas de las tierras altas de Guayana

Son denominadas por algunos autores Sabanas Altas o de Lomas, o Sabanas higrófilas Mesotérmicas. Estas sabanas se presentan en las laderas de arenisca y las cumbres de las formaciones geológicas características de los tepuyes, en los estados Bolívar y Amazonas. Presentan un paisaje sin árboles que se asemeja a una sabana verdadera. Se encuentran en alturas que oscilan entre 1200 a 2800 metros, donde la precipitación promedio anual puede exceder los 3800 mm. Este tipo de paisaje se desarrolla bajo las condiciones combinadas de la formación Roraima, compuesta de areniscas cristalinas, con suelos altamente ácidos y limosos, temperaturas fías que varían de 4,5 a 24 0 C. La precipitación abundante distribuida durante todo el año, con un período de sequía muy corto y una intensa exposición a los vientos y a la luz solar. La vegetación es característica de estas sabanas, la que es muy diferente a las sabanas llaneras y muestra una gran cantidad de endemismo. Algunas de las familias representadas con especies en estas sabanas son: Rapatacea, Cyperaceae, Sarraceniaceae, Bromeliaceae, Xyridacea, Eriocaulacea, Ochnaceae, Lentibulariaceae, Melastomataceae, Orchidaceae, Ericaceae, Compositae, Bignoniaceae, Theaceae, Rubiaceae, etc

Ir al principio



C. Sabanas

Están representadas por tierras cubiertas de gramíneas, donde pueden aparecer plantas arbóreas en forma esporádica. La mayor parte de las sabanas ocupan la región llanera, que comprende los estados Apure, Barinas, Portuguesa, Cojedes, Guárico, Anzoátegui y Monagas. También se pueden encontrar sabanas en los estados Bolívar, Sucre, Zulia, Aragua y Miranda y en el Distrito Federal. Las tres cuartas partes de los llanos venezolanos están representadas por vegetación de sabana; la cuarta parte restante está ocupada, en cambio, por bosques tropófilos, de galería, morichales, matas y palmares.
El clima de la región llanera se presenta con una temporada de sequía entre noviembre y abril, y un período de lluvia entre mayo y septiembre; con una precipitación anual de 1.000-2.000 mm. La temperatura media anual está entre 26 y 28° C. Los vientos predominantes son los alisios y la altitud varía entre 50 y 300 msnm. Los factores edáficos son muy importantes en la determinación de las sabanas; asimismo el fuego ha sido relacionado con el mantenimiento de la vegetación de sabana. En los Llanos de acuerdo a su composición florística se distinguen los siguientes tipos : sabanas de Trachypogon, sabanas de Paspalum fasciculatum ( chiguirera) y sabanas de banco, bajíos y esteros, morichales, palmares.

1. Sabanas de Trachypogon

Cubren una amplia extensión de la región llanera y se encuentran en los llanos orientales y el Apure meridional. Están dominadas por tres especies de gramíneas; Trachypogon montufari (paja velluda), Trachypogon plumosus (saeta) y Trachypogon vestitus (saeta), aunque pueden estar asociadas a otras especies de gramíneas, algunas cyperaceas y a gran variedad de hierbas y sufrútices donde predominan las leguminosas. Los suelos contienen un alto porcentaje de arena; son pobres en nutrientes y de pH ácido. El terreno tiene buen drenaje, de manera que durante los meses lluviosos no se cubren de agua. La importancia forrajera de los Trachypogon se debe a su gran abundancia, aunque su valor nutritivo es bajo en su estado de madurez.
Los chaparrales se encuentran en algunas zonas de Anzoátegui, Guárico y Cojedes, y en el piedemonte de la cordillera de los Andes, representados por Curatella americana (chaparro), Byrsonima crassifolia (manteco) y Bowdichia virgilioides (alcornoque), etc.
Las sabanas de Trachypogon inarboladas se encuentran al sur de los llanos de Monagas, al sur-este de Anzoátegui y al sur de Apure. Son sabanas de gran amplitud, con ríos separados por distancias considerables y de suelos arenosos profundos, donde pueden aparecer especies arbóreas de los chaparrales aun cuando permanecen pequeñas. La zona entre los ríos Guárico y Manapire representa la transición entre los llanos occidentales y los orientales, caracterizados por sabanas de bancos, bajíos y esteros, y sabanas de Trachypogon, respectivamente.

2. Sabanas de Paspalum fasciculatum

También conocidas como sabanas de gamelote apureño o gamelote chiguirero. Conservan su verdor durante los meses secos, de ahí que los gamelotes sean pastizales de sequía, quemados a principios de esa temporada para provocar retoños frescos. Estas sabanas son el principal recurso forrajero durante la estación seca en el llano. Predomina en el Bajo Apure, en el Distrito Arismendi de Barinas, al Sur de Cojedes y al suroeste de Guárico. Estas sabanas están atravesadas por muchos ríos, caños y cañaotes, que desbordan durante los meses lluviosos y aniegan estas sabanas formando un tipo de estero. El terreno es plano, el suelo es aluvial y rico en limo.

3.Sabanas de Bancos, Bajíos y Esteros

Se encuentran distribuidas en el alto Apure, Barinas, Guárico, Portuguesa y Cojedes. Presentan una topografía de altos y bajos que produce diferenciaciones fisonómicas, florísticas y edáficas propias, además de diferentes niveles de inundación durante el período de lluvias. Los bancos son sitios altos que no se inundan durante los meses lluviosos; su vegetación de gramíneas tiene un porte de mediano a bajo y está constituida por hierbas apetecibles por el ganado. Los esteros son sitios de estas sabanas que se inundan de tal manera, que se pueden navegar con canoas o curiaras. Tienen suelos de textura pesada. El estero cambia completamente su fisionomía durante el año: en sequía presenta un terreno seco y una vegetación graminosa baja, y en los meses lluviosos se transforma en una laguna con abundancia de plantas acuáticas.
Los esteros se anegan como consecuencia del desbordamiento de los ríos, mientras que los bajíos se forman por el agua de lluvias. En los bajíos y esteros crecen varias plantas espinosas, las cuales muchas veces forman colonias que desvalorizan el pastizal. En esteros anegados aparecen varias especies de Eichornia, de Ludwigia y Neptunia postrata, entre otras plantas hidrófilas.

4. Morichales

Corresponden a sabanas de suelos inundables, dominadas fisonómicamente por la palma Moriche, Mauritia flexuosa. En los Llanos, frecuentemente, se encuentran morichales distribuidos al norte del Orinoco, en los estados Apure, Guárico, Anzoátegui y Monagas, desarrollándose a lo largo de los manantiales. También se desarrollan morichales al sur del Orinoco, en los estados Bolívar y Amazonas. Los suelos de los morichales son siempre húmedos y poseen una flora característica asociada con ellos y no localizable en otros lugares de la sabana.

5. Palmares

Los palmares son sabanas de suelos inundables donde domina la palma llanera, Copernicia tectorum. Se distribuyen en Venezuela en grandes áreas de los Llanos, en el estado Guárico y en algunas regiones de los estados Bolívar, Anzoátegui, Sucre y Apure. Los suelos son pesados, arcillosos, y se mantienen inundados durante la época de lluvia.

Ir al principio



D. Dunas

Corresponden a ambientes muy áridos, distribuidos en Venezuela en el istmo de Paraguaná, en las cercanías de Coro y La Guajira, y en algunas partes de los Llanos; tienen una temperatura media anual mayor de 25° C, y un bajo promedio anual de precipitación. Presentan una vegetación muy rala y están cubiertas temporalmente por arenas movibles por acción del viento. Desde el punto de vista florístico, las dunas se caracterizan por la presencia de la especie Tournefortia gnaphalodes, Tabaco pescador, de la familia Boraginaceae, un arbusto decumbente, de hojas suculentas con pubescencia grisácea, y que forma colonias. El árbol más común en la dunas es el cují yaque( Prosopis juliflora) , de la familia Leguminosae. Las gramíneas rabo de zorro Aristida venezuelae, y saladillo ( Sporobolus virginicus) , forman el estrato de mayor cobertura herbácea.

Ir al principio



III. Áreas Acuáticas

a. Plantas acuáticas de agua dulce

Incluyen toda la vegetación desarrollada en, lagos, lagunas, ríos, estuarios, esteros, raudales y saltos. En algunos lagos y ciénagas de los paramos andinos se encuentran los helechos acuáticos Isoetes lechleri y Isoetes triquetra. Dentro de las Angiospermas se reporta, Elatine de la familia Elatinaceae.

En los lagos y lagunas de los estados Bolívar, Guárico y Apure encontramos especies pertenecientes a los géneros Jussiaea, Canna, Mayaca, Neptunia, Eleocharis, Scirpus y Tonina.

Como representantes comunes en el Lago de Valencia se reportan especies de los géneros ValIisneria, Potamogeton, Sagittaria, Najas, Ruppia, Cyperus y Typha.

b. Plantas Marinas

Están formadas fundamentalmente por algas marinas, principalmente feofitas, clorofitas y rodófitas. Estas plantas forman densas colonias que se mueven de manera incesante siguiendo las corrientes del mar. También aparecen fanerógamas bentónicas como: Ruppia marítima, Thalassia testudinum y Halophila baillonis, que forman praderas. Sobre la flora bentónica viven gran variedad de organismos epifitos vegetales y animales.

Ir al principio




Bibliografías:

1. Steyermark,J. A. 1966. Nuestra Vegetación. El Farol. 216:6-15.

2. Lindorf, H. ,L. Parisca y P. Rodríguez. 1985. Botánica. Ediciones de la Universidad Central de Venezuela, Caracas. 584p.

3. Stadtmuller, T. 1987. Los bosque nublados en el trópico húmedo. Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza. Turrialba, Costa Rica. 85 p.

4. Walter, H. 1973. Vegetation of the earth. Springer Verlag, New York. 237p.

http://www.gobiernoenlinea.gob.ve/venezuela/perfil_geografia7.html

http://www.pdv.com/lexico/venezuela/flora.htm

http://www.mipunto.com/venezuelavirtual/mapas/mapa_vegetacion.html

Ir al principio



Este es un Material Didáctico elaborado por:
Profesor de Fisiología Vegetal, Departamento de Botánica y Ciencias Básicas.
Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales.
Universidad de Los Andes - Mérida - Venezuela
e-mail: rubenhg@ula.ve
Copyright © 2001 - Version 2.0 -   Reservados todos los derechos.
Revisado: 05 de diciembre de 2011.

Sitio construido por: